Inicio | Enciclopedia | Aromáticas | Lavanda


Aromáticas

Abrótano Acedera Aciano Ajo Albahaca
Alcaravea Alholva Amapola Anís estrellado Aquilea
Azafrán Bergamota Borraja Caléndula Canela
Capuchina Cardamomo Cebollino Chile, cayena Chirivía silvestre
Clavel Clavo Comino Crisantemo Culantro
Enebro Eneldo Estragón Geranio Hierbaluisa
Hinojo Hisopo Jengibre Laurel Lavanda
Levístico Lirio barbado Malvavisco Manzanilla Mejorana
Melisa Menta Mirra Mostaza parda Nébeda
Nuez moscada Orégano Perejil Perifollo Pié de león
Pimienta Pimienta negra Pimiento Pimpinela menor Rábano picante
Romero Ruda Salvia Salvia púrpura Siempreviva
Tanaceto Tomillo

Lavanda (Lavandula angustifolia)

Lavanda

SECADO:

Las hojas de color gris plateado, largas, estrechas y espigadas, se secan atadas en ramilletes si la hierba se va a utilizar como ingrediente de un popurrí. Si el objetivo es destinarlas a un papel más vistoso dentro de un arreglo floral o de un ramo, conviene secarlas utilizando un desecante. Las flores suelen cosecharse en el momento en que empiezan a abrirse, y se cuelgan con los tallos hacia arriba en lugar seco, cálido y aireado.

APLICACIONES DECORATIVAS:

Las hojas de lavanda combinan muy bien con flores delicadas como los claveles, el crisantemo y la borraja, mientras que los tallos de las hojas constituyen un ingrediente atractivo para bouquets y ramilletes. Las flores se atan para formar grupos imitando su hábito de crecimiento silvestre.


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS