Inicio | Documentos | Documentos Temáticos | Las azucenas (Lilium sp.)


Las azucenas (Lilium sp.)

Flores de ensueño, las azucenas o flores de lis (lilium) pueden ser también excelentes plantas de jardín y volver a florecer cada año más, como vivaces.

En la atmósfera tibia del final de los días de verano, nada sobrepasa al perfume intenso de un manojo de azucenas, una mezcla sabiamente compuesta de olores fuertes y de pequeños toques afrutados más sutiles. Una delicia accesible a todos, puesto que entre los mejores lilium de jardín se encuentran numerosas especies y variedades perfumadas.

Incluso si la gama de azucenas más corriente no representa más que un pálido reflejo de esta familia diversificada, eso ya es suficiente.

En general, los seis pétalos (en realidad 3 pétalos y 3 sépalos) forman una campanilla alargada (Lilium regale, L. formosanum), o un vaso (L. candidum, L. bulbiferum) o una estrella si los pétalos están suficientemente separados entre sí (los lillum híbridos asiáticos). En algunas especies, los pétalos aparecen incluso echados hacia atrás o recurvados, que les confiere un aspecto de turbante (Lilium martagon, L. lancifolium, L. speciosum).

A esta diversidad de formas se puede añadir además una gama de colores que van desde el blanco inmaculado hasta el rojo vivo, pasado por rosas, naranjas, ámbares, etc. Esta es una de las razones por lo que son flores tan populares.

A pesar de toda esta versatilidad, los lilium de jardín siguen siendo plantas poco utilizadas en los jardines. Muchos jardineros no osan introducirlos en macizos convencidos de que estas maravillas sólo se consiguen con sumo cuidado y atención. Sin embargo, es justo lo contrario: los  más bellos son casi siempre los que menos atención necesitan.

Un consejo: si compras bulbos de lilium, el momento es en marzo, y asegúrate de que han sido conservados al fresco y no tienen ni rastro de moho.

Una azucena para cada tipo de jardín

Para elegirlos bien hay que dejarse llevar por las emociones:

Los salvajes

En un ambiente natural, los mejores lilium para el cultivo son los que tienen flores pequeñas, que han sido poco hibridados. El lilium Martagon es un privilegiado en esta categoría. Podemos encontrarlos que varias formas, con flores blancas, o poco más o menos rosadas. Son ideales para plantarlos a la sombra se un seto, de unos arbustos de porte bajo o entre plantas tapizantes, como los sellos de Salomón, y de este modo se conseguirá un número de flores cada vez mayor cada año.

Podrás incluso recolectar y sembrar sus semillas, que una vez germinadas dan plantas con flores al cabo de tres años.

Una curiosidad que se presta a confusión es el lilium gigante (Cardiocrinum giganteum), una planta originaria de las montañas del Himalaya y que NO es un lilium. Esta planta espectacular produce un tallo de entre 1,6 metros y 3 metros y lleva entre 6 y 8 flores de intenso olor. El único problema es que tarda alrededor de 8 años en florecer a partir de las semillas. El bulbo florece una sola vez y luego se muere. Los que encontramos en los comercios tienen alrededor de 4 años y se deben instalar en grandes macetas de sustrato de hojas, a media sombra y nunca les debe faltar agua. Las hojas le salen a principios de primavera y es muy sensible a las heladas tardías.

 Regale

El lilium Real (Lilium regale) es a la vez uno de los espectaculares y más baratos. Sus corolas de 10 cm de largo y casi tan anchas, agrupadas en el extremo de cada tallo, exhalan un delicioso perfume al caer la tarde.

Los clásicos y suntuosos

Junto con las rosas, en los bordes formados por boj o bien por arbustos de porte filiforme, los lilium parecerán un poco más sofisticados. El lilium blanco (Lilium candidum) es el primero de este tipo en venirnos a la mente, puesto que antaño estaba presente en los todos jardines. Se desarrolla bien en cualquier sitio, salvo si entra en competición con otras plantas más vigorosas que él (¡ atención, hay que plantarlos en septiembre a ras de suelo!).

El lilium Real, ya sea en su tono blanco con el revés de los pétalos manchados con bandas caoba (Lilium Regale), o totalmente blanco (L. Regale Album) o rosa (L. x regale "Pink Perfection"), ofrece un aspecto similar al L. candidum. El L. regale en cualquiera de sus variedades se planta en la primera semana de primavera, y el bulbo produce un tallo de entre 1m y 1,20 metros, que desplegará más tarde de 5 a 8 trompetas alargadas muy perfumadas. Es el compañero perfecto de las rosas antiguas de floración tardía y las espuelas de caballero (delphinium).

Regale

Royal (Lilium Regale)

Sus grandes campanas blancas sombreadas por una línea caoba le dan un aire altanero. Vuelven cada año con una increíble fidelidad.

  • Flor: 10-12 cm
  • Floración: De junio a  julio (H. Norte)
  • Perfume: sí
  • Altura: 0.80-1.50 m

 Henryi

Fiel (Lilium Henryi) 

Este lilium botánico es unos de los más fieles del jardín. Acepta condiciones muy difíciles de cultivo, es decir la tierra pesada y arcillosa. Encontramos sus trazos en muchos de los híbridos del mercado.

  • Flor: 8-10 cm
  • Floración: De julio a agosto (H. Norte)
  • Perfume: no
  • Altura: 1-1.20 m

 Bulbiferum

Prolífico (Lilium bulbiferum)

Es uno de los padres de los híbridos asiáticos de flores erectas. Muy robusto, no le teme ni al suelo calcáreo ni a la sombra y se multiplica rápidamente por división o por bulbillos, abundantes bajo sus hojas.

  • Flor: 8-10 cm
  • Floración: De junio a julio (H. Norte)
  • Perfume: no
  • Altura: 0.80-1 m

 Candidum

Para el pleno sol (Lilium candidum)

El lilium de la Virgen o de la Madona no hace nada como los otros: hay que plantarlo a finales de verano para que florezca a principios de verano del año siguiente. Hay que ponerlo a pleno sol y en terreno ligero y arenoso. Es el lilium perfumado más precoz.

  • Flor: 8-12 cm
  • Floración: en junio (H. Norte)
  • Perfume: sí
  • Altura: 0.80-1.40 m

 Royal

El color que buscabas ( Royal Gold)

Esta variedad nacida de la gran familia de los lilium reales muestra ese color ámbar tan buscado hoy en día. Es uno de los preferidos como flor de corte.

  • Flor: 10-12 cm
  • Floración: De julio a agosto (H. Norte)
  • Perfume: sí
  • Altura: 0.80-1.50 m

 Black

Perfume intenso (Black Beauty)

Desgraciadamente, es una planta difícil de encontrar. Desciende del L. Henryi y es muy robusta, con perfume intenso y las flores son de un fucsia sorprendente.

  • Flor: 6-8 cm
  • Floración: Agosto a Sept. (H. Norte)
  • Perfume: sí
  • Altura: 1.30-1.60 m

 Casablanca

La generosa (Casablanca)

Este espléndido lilium tiene todas las ventajas de los de su familia de lilium asiáticos. ¡ Los tallos pueden contener hasta 20 flores ¡

  • Flor: 15-20  cm
  • Floración: Agosto (H. Norte)
  • Perfume: sí
  • Altura: 1.60-1.70 m

Los lilium híbridos asiáticos, de largas flores erectas y curvadas hacia el cielo, son perfectas también para los jardines clásicos, donde su porte erecto no quita gracia al resto del jardín. Para lograr un mejor efecto, plántalos en disposición alargada mejor en formando matas.

Los exóticos

Los colores calientes del lilium Henry (L. Henry), los lilium atigrados (L. tigrinum o L. lancifolium) y los híbridos como "Donau", "Royal Gold" o "African Queen" se prestan perfectamente a decorados exuberantes, en medio de las plantas de hojas grandes (hosta, rodgersia, ...) o al pie de los bambúes. Sus formas y colores nos evocan ciertas flores exóticas del Caribe, pero en este caso no se dejan abatir por el frío y las heladas.

Pero los más exóticos son los rústicos lilium híbridos asiáticos, de flores enormes y planas, de aparición tardía. Aún más robustas que las especies de las que provienen, crecen con mayor facilidad y producen en el extremo de cada tallo más de una docena de corolas. Para sacarles partido, plántelos cera de las terrazas, muy cerquita de bancos o tumbonas, y piensa en pasar un buen día de verano rodeados de fantásticos colores y perfumes.

Preferencias y temores

Prefieren una situación medianamente soleada, alejadas de las horas de más calor, porque si no las flores pueden marchitarse fácilmente. Se sienten bien en terrenos bien drenados, siempre frescos. Corrige los terrenos pesados con gravilla o con compost.

Hazlas crecer al pie de los árboles o a lado de plantas que les sirvan de tutores.

Por el contrario, temen al viento, que les puede romper sus fantásticos tallos cargados de flores y seca los botones florales en primavera. Situaciones con viento a evitar.

A menudo leemos que unos lilium se deben cultivar en terreno calcáreo, que otros sólo en suelo ácido... En efecto, la mayoría de los lilium disponibles crecen en diferentes tipos de terreno: neutro, ligeramente ácido ( pH entre 6,7 y 7) o ligeramente calcáreo (pH entre 7 y 7.3). La naturaleza del suelo no debe tener importancia a menos que sea muy ácido o muy calcáreo. Podemos clasificar los lilium por sus preferencias de terreno:

a) En terreno neutro o calcáreo: L. Candidum , L. Henryi , L. Martagon , L. Regale)

b) En todo tipo de tierra: L. bulbiferum , híbridos asiáticos y en trompeta

c) En terreno neutro o ácido: L. lancifolium, L. speciosum e híbridos orientales.

Las limáceas (caracoles, babosas, ...) tienen predilección por los jugosos tallos y hojas de los lilium. Para evitar que se acerquen, pon serrín, cenizas o arena alrededor de tu lilium. También son atacados por los Criocerios, unos insectos de caparazón rojo cuyas larvas viscosas se alojan en las hojas. Para alimentarse, devoran éstas últimas y los botones florales en tanto sólo 2 días. El único método de lucha eficaz y sin peligro consiste en cazar los insectos adultos antes de que dejen sus larvas. ¡ Cuidado ! al mínimo peligro, se deja caer al suelo de espaldas y se vuelven invisibles. Estos insectos están más presentes si plantas cerca de los lilium, plantas como espárragos o fritilarias, que les vuelven locos.

La sequía estival puede provocar un reposo prematuro y  anular la floración.

Las claves del éxito

Plantación

a) En tierra:

Si el terreno es muy húmedo, plántalo a 15 cm de profundidad. Si por el contrario es arenoso y bien drenado, plántalos a 20 o 25 cm. Las raíces se desarrollan por la parte del tallo enterrado, lo que fortifica la planta. Añade compost muy hecho, y si es muy arcillosa, gravilla. Es decir, la profundidad de plantación depende de la calidad del drenaje del terreno.

BambuLos bambúes (aquí el Phyllostachys aerocaulis) completan el aspecto exótico u oriental de ciertos lilium y les dan el fresco constante y la luz tamizada que necesitan los bulbos.

 

 

 

 

 

 

 buddeliaLos arbustos de verano (como la buddelia, hibiscos, hortensia ) se acompañan muy bien de lilium a sus pies. Las floraciones se complementan y además sirven de tutores a los lilium, además de protegerles del viento.

 

 

 

 

 

 LavenderLos rosales arbustivos (R. Lavender Dream) y los lilium híbridos requieren más o menos las mismas condiciones y sus floraciones se complementan admirablemente. La presencia de bulbos te impedirá remover la tierra los pies de los rosales.

 

 

 

 

 

 CarexLas gramíneas, con su aspecto ligero, natural y efímero (p.e. Carex muskingumensis), aportan a los lilium híbridos, de apariencia sofisticada, un contrapunto de simplicidad. Un bello contraste que confiere armonía a tu jardín.

 

 

 

 

b) En maceta:

Los lilium florecen abundantemente durante el primer verano. Hay que trasplantarlos luego al jardín cuando el follaje comienza a marchitarse. Utiliza macetas profundas  para que los bulbos tengan 10 cm de sustrato por encima y unos 20 por debajo (es decir, 30 cm de altura mínima). Utiliza un compost rico en hojas descompuestas. Para los híbridos asiáticos, añade también un tercio de tierra de brezo.

Multiplicación

Los lilium de vuelven perennes en poco tiempo y pueden, al cabo algunos años, ser divididos. A finales de verano, cuando los tallos decaigan, bastan con separar los bulbillo y plantarlos uno por uno separadamente.

a) Semilla:

No siempre salen plantas idénticas de las semillas de un mismo lilium. Siembra los granos frescos de la recolecta en una mezcal de sustrato y arena. Deja las semillas ahí durante un año y luego pásalos al semillero para hacerlos engordar. La primera floración aparecerá al cabo de los 3 o 4 años.

b) Recoger los bulbillos:

En algunas especies (L. bulbiferum, L. lancifolium) aparecen unos bulbillos en las axilas de las hojas y que florecerán, idénticos a su madre, al cabo de 2 años. Guárdalos durante todo un año en una maceta grande rellena de sustrato arenoso antes de pasarlos al parterre.



Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-04 13:44:13 PM