Inicio | Documentos | Documentos Temáticos | Parques urbanos


Parques urbanos

Breve Historia:

1810, John Nash proyecta Regec Park en el que hay una zona de viviendas con jardín privado y una zona pública de estilo paisajista.

1833-1843, el parlamento inglés da una serie de decretos para mejorar las condiciones de vida de la clase obrera. En estos planes de mejora se encuentran los parques.

Birkinhead (Liverpool) fue la primera ciudad que se acoge al decreto y en 1840 se encarga a Joseph Paxton la elaboración de un parque, el Birkinhead Park, de estilo paisajista.
En Estados Unidos, A. J. Downing, consciente de la necesidad de los parques, escribe un documento enumerando las ventajas de los parques. En este escrito se encuentran:

  1. La salud pública: Los parques airean el ambiente, permiten la práctica de deportes. En definitiva, mejoran la salud de los ciudadanos.
  2. Moralidad de las personas: La naturaleza es fuente de inspiración para un recto proceder.
  3. Trayectoria del movimiento paisajista: Los jardines se deben diseñar intentando imitar a la naturaleza.
  4. Condición económica: Si los obreros mejoran su calidad de vida gracias a los parque, rinden más en el trabajo.

En 1858 sale el concurso para realizar el Central Park y es adjudicado a F. M. Olmsted. Este es un parque de carácter paisajista que tiene un gran éxito. A raíz de aquí surge el movimiento pro-parque que realiza parques por diferentes ciudades americanas.

Volviendo a Europa, en 1846, en Copenhaguen, se construye el Parque Tivoli, que es un parque temático con exuberante vegetación, fuentes por doquier.

En Alemania se crean los Volspark y los Schrebegaten, que eran como jardines de fin de semana. Son parques importantes el Rehberge y el Dungforheide.

Diseño de los parques:

Agostoni y Marinoni (Italia) en 1987, recomiendan:

Analizar el sitio, la zona de influencia de los parques. Se suele establecer en 1.5 Km. de radio. Se debe hacer un estudio de población de la zona para así determinar las necesidades. Para ello se puede hacer una encuesta a la población para determinar los gustos que tienen. Una ve realizado el análisis del sitio se procede al diseño. Estos autores recomiendan también, hacer los mínimos movimientos de suelo, aprovechando así la topografía natural del terreno.

El diseño se comienza estableciendo las diferentes zonas que va a llevar el parque y a continuación las circulaciones. Estas deben ser sinuosas y si hay zonas rectas que sea cortas.

Se deben añadir además circulaciones para el tráfico rodado de unos 3 metros de ancho, en posición central y que se atraviese en línea recta con el fin de poder llevar a cabo las labores de mantenimiento del parque.
Otro tipo de circulaciones que se incluyen en los parques son la vías peatonales, de 1.2 metros de ancho como mínimo. Su trazado es sinuoso y conectarán los diferentes sitios de interés.

Los senderos tendrán unos 80 cm de ancho como mínimo, serán serpenteantes y unirán sitios apartados del parque. El pavimento en estos senderos será rústico, tierra batida, por ejemplo. Si existen depresiones o zonas bajas se pueden establecer zonas acuáticas.

Otros elementos que pueden integrar un parque son las rocallas, los jardines japoneses, muros decorativos, muros floridos. En caso de que hubiese escaleras, deben estar integradas en el paisaje.

En las áreas de plantación se pondrán una y hasta 3 o 4 especies dominantes. Las áreas encespedadas estarán distribuidas armoniosamente, los árboles, los arbustos, todo debe de quedar debidamente conjuntado y en perfecto equilibrio. Tampoco debe haber un contraste demasiado fuerte entre zonas encespedadas y arboladas.
Las zonas de estancia serán cóncavas y las externas convexas. En un grupo no se deben mezclar formas, de modo que los árboles y los arbustos tengan un porte similar. Todo ello atendiendo también al color, tipo de follaje, estructura del árbol o arbusto.

A la hora de hacer agrupaciones, el número debe de ser impar para evitar la simetría y deben tener una o dos especies dominantes. Si los árboles van a estar solitarios han de ser de porte medio – grande y con espacio alrededor para que se aprecien bien las características del árbol.Los arbustos deben estar juntos para dar volumen.

Bornés considera como elementos imprescindibles de  un parque los siguientes elementos:

  • Las masas arbóreas importantes, avenidas principales para la circulación de los vehículos de mantenimiento, enlaces laterales, lagos, estanques, cascadas y otros elementos de agua. Jardines específicos como rosaledas, anuales, bulbosas, etc., parques infantiles y estatuas o monumentos.
  • En cuanto a la distribución de especies, dice que en los caminos principales se colocará una fila de árboles a cada lado y en los caminos secundarios combinaciones de otras especies.
  • En macizos de árboles y arbustos se pondrán 1 o 2 especies, al igual que para los setos. Las plantas con flor se colocarán de modo que den golpes de color, por lo que su distribución y la combinación de los colores deberán ser muy cuidadosas. Las plantas anuales se colocarán en una zona específica.
  • En las zonas acuáticas es conveniente poner pocas especies para o hacer mezcolanza.
  • En las extensiones de césped se colocarán arbustos y vivaces en flor. Se pondrán también invernaderos de pequeñas dimensiones, minigolf, pajareras, pequeñas exposiciones de animales.


Martínez Sarandeces et al en 1997 aconsejan que, para zonas nuevas, los parques tengan unos 4500 m2 para cada 250 viviendas (18 m2 por vivienda.) y estar en posición central.

El largo de los parques no debe ser menor a 60 metros. Se deben utilizar árboles y arbustos autorenovables, que requieran poco mantenimiento. Para ello lo mejor es utilizar plantas nativas. Se han de incluir además áreas de estancia, de recreo.

Según Sarandeces, la dimensión mayor del parque debe de ser 1.3 veces la menor y 4 veces inferior a la altura que alcanzarán los árboles en su madurez. Deben haber paseos y un asiento por cada 20 m2 de superficie, fuentes para beber. Se debe facilitar la instalación de quioscos y terrazas, que en ningún caso tendrán una superficie superior al 10 % del total de la del parque. Tampoco debe interferir en los usos del parque.

En las zonas más bajas hay que poner sistemas de recogida de aguas de escorrentía, que no deben ocupar más del 20 % de la  superficie del parque.

Se colocarán tantos accesos al parque como calles lleguen al parque (1 entrada por cada calle.)
Los paseos no deben tener menos de 3 metros de ancho para facilitar el tránsito de los vehículos de mantenimiento y la pendiente no será superior al 8%. Se colocarán bancos cada 50 metros y árboles en hilera.
Los paseos principales se complementarán con senderos y también se pueden colocar miradores con bancos y zonas sombreadas en las zonas que hallan vistas.

El siguiente paso es la elección de las especies. Los árboles son la base del diseño. Se deben agrupar y sólo se pondrán en línea en zonas de ciudad. Los árboles tienen la función de unificar el diseño, las copas formarán el techo del diseño. Habrá árboles de tamaño intermedio que se usarán como pantallas visuales, interés visual, cortavientos, como fondo neutro y para subdividir espacios en otros más pequeños. Cuando elegimos los árboles se comienza por el que será el árbol temático, a continuación entre 3 y 5 especies que le apoyan y un grupo limitado de árboles suplementarios con los que se logran efectos especiales en ciertos lugares del jardín. El árbol temático debe ser nativo, de crecimiento más o menos rápido y que requiera pocos cuidados. Se plantará en grupos, bosquecilllos, masas y será el armazón arbóreo del diseño.

Los árboles secundarios complementan la plantación principal y se utilizan para definir espacios de menor magnitud. Cada árbol de apoyo debe armonizar con el árbol temático, con el paisaje y dar un caracter concreto al espacio donde se va a utilizar.
Las especies suplementarias se utilizan para  resaltar puntos concretos, zonas de uso, por necesidad (cortavientos, sombra, color estacional, forma)
Se pueden utilizar especies arbóreas exóticas, las cuales se pondrán en lugares especiales donde no desentonen con la escena natural y en las que puedan recibir los cuidados necesarios.

F y M Tanguy en 1981 proponen para hacer estos parques lo siguiente:
Primero hay que definir el ambiente que queremos crear, los colores y las formas que se van a necesitar.

A continuación se elige una planta básica acorde con el ambiente elegido. Esta especie es la que marcará la pauta del diseño y servirá de transición entre el ambiente natural y el que queremos crear. Esta especie básica debe de poder utilizarse en número importante. Por ello no debe ser muy decorativa, ni vistosa,. Debe ser neutra, con formas redondeadas y de textura media, además de ser capaz de poder adaptarse a las condiciones del lugar.

El siguiente paso es elegir las especies secundarias que deben de acoplarse a la planta base. Entre estas especies secundarias deben encontrase árboles, arbustos y tapizantes, todo ello armonizando con el entorno natural del lugar. Estas especies secundarias deben de tener entre sí unas características similares, forma, color, textura.


Cuidados del parque:

Los parques requieren unos cuidados mínimos para su conservación. No solo las podas, riegos y abonados. Nos referimos a los cuidados frente a loas posibles plagas y enfermedades, a los desperfectos en los árboles que puedan entrañar riesgo para los usuarios, etc.

Así por ejemplo, dada la imposibilidad de dar tratamientos aéreos para el control de plagas y enfermedades, se han creado diversos mecanismos que facilitan esta labor, como son por ejemplo las inyecciones y las cánulas.

 Hay árboles que crecen en horquilla, pero con el tiempo y el desarrollo del árbol pueden llegar a abrirse. Para evitar esto existen los fijadores. Estos consisten en unos pasadores de unos 12 mm de diámetro con una tuerca, se colocan justo en la horquilla. Estos pasadores también se pueden utilizar en cavidades en el tronco, entre ramas que se cruzan, entre ramas divididas.

Otro sistema de anclaje de los árboles es el apuntalado, aunque estéticamente son poco atractivos. El apuntalado se efectúa mediante horquetas de madera o metal, que se deben de colocar de la forma menos visible posible, aproximadamente del mismo grosor que la rama que se pretende sustentar y estar bien fija en el suelo.

Las horquetas se utilizan mucho, por ejemplo en árboles recién trasplantados que ya tiene cierta altura. Es aconsejable además, colocar algún material de protección entre la horqueta y la rama que se sustenta.

 

Fuente: http://www.elrincondelvago.com

Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-04 19:06:18 PM