Inicio | Documentos | Documentos Temáticos | Multiplicación por esquejes


Multiplicación por esquejes

 

Esquejes de Hoja

Este es un método práctico para reproducir ciertas plantas de invernadero, pero necesitan una temperatura de unos 18-23 ºC y mucha humedad para enraizar. Los hay de dos tipos. Para reproducir saintpaulias (violeta africana) y peperomias se utilizan las hojas con sus tallos. Se han de separar de la planta madre con un cuchillo filoso, luego introducir el tallo en hormona de arraigue. y plantar en una mezcla de arena y turba. 

Las hojas de Begonia rex, sin tallo, se extienden sobre una superficie de arena v turba una vez que se le hayan practicado incisiones en las nervaduras, en el envés de la hoja. Se sujeta la hoja con unos cantos. Las nuevas plantitas brotarán de los cortes. Las hojas de streptocarpus y de gloxinias se introducen en forma perpendicular, quitándole la mitad superior a la hoja para reducir la pérdida de humedad. Una vez que han enraizado, trasplantarlas en tiestos con un compuesto de turba.

Si se desea, se puede cortar la hoja del streptocarpus en varias secciones, cada una de las cuales formará una planta nueva.

Las secciones se insertan verticalmente en una tierra de turba y arena para esquejes.

Esquejes de Hoja y Tallo

Estos esquejes son una sección del tallo con la yema axilar de una hoja. Los de hiedra y de clematis se cortan de brotes nuevos, en primavera. El corte superior se hace por encima de la yema y el inferior, a unos 19 mm por debajo de la hoja. Hay que reducir los pares de hojas de clematis a una sola. Sumergir la base en hormona de arraigue en polvo; insertar el tallo en compost para esquejes dejando sólo la hoja a la vista y finalmente regar. El lugar ha de ser templado y húmedo, pero ocasionalmente es necesario cierta ventilación. Cuando hay señales de crecimiento, esto indica que la planta ya ha arraigado y ya puede trasplantarse en un tiesto y comenzar el proceso de adaptación a la intemperie. Este proceso puede llevar entre unas pocas semanas a varios meses.

Los esquejes de camelias deben ser semileñosos y deben cortarse a finales del verano.
Esta planta no echa raíces con facilidad, pero responde si se le brinda una temperatura de 18 ºC por la base. Los esquejes de brotes jóvenes de Ficus elástica y de dracanea se pueden enraizar en primavera. El ficus o gomero necesita el soporte de una caña después de haber enrollado la hoja naturalmente grande, y sujetado con una banda de goma.

Esquejes leñosos

Estos esquejes se arrancan a finales de otoño o a principios de invierno eligiendo aquellos brotes que correspondan al año en curso y que para la época ya ha de haber lignificado. Elija piezas de 15-23 cm de largo, y córtelos justo por debajo de una yema, y. si el brote es tierno, corte por encima de una yema terminal.

Los esquejes han de ser enterrados hasta la mitad o las 2-3 partes de su longitud en una zanja en forma de V, al aire libre y en un lugar del jardín bien drenado y protegido. Se ha de echar un poco de arena fina en el fondo de la zanja para estimular el crecimiento. Cubrir con tierra y afirmar bien; si la helada a aflojado alguno de los ejemplares, habrá que afirmarlos nuevamente: en caso contrario no enraizarán. Los esquejes leñosos se pueden enraizar en un compost que contenga mitad de arena y mitad de turba y se colocan en un almácigo cubierto o en tiestos protegidos en un invernadero templado. 

Este último método es esencial para la wisteria y la higuera. Los esquejes que han enraizado en la intemperie no deberán ser removidos hasta el siguiente otoño,
manteniéndolos bien regados y libres de malezas.

Los esquejes leñosos se plantan al aire en surcos de 
arena en forma de V en un lugar bien protegido.

 

Esquejes tiernos

Estos esquejes se cortan mayormente en primavera y a principios de verano, cuando los tallos son todavía tiernos. Parea echar raíces, necesitan una temperatura de unos 13°C. Si se trata de arbustos o de alpinas, conviene cortar esquejes de los tallos tiernos que salen a los lados, pero si se trata de una planta perenne es preferible cortar un tallo basal de unos 5cm que ya tenga un crecimiento más maduro en la base. 

Se han de escoger esquejes de plantas sanas, mientras estén firmes y llenos de agua, y se elegirá el momento más fresco del día para hacerlo. Bastará colocarlos en una bolsa de polietileno para que no se marchiten.

Para separarlos de la planta, se ha de hacer un corte limpio para que sane rápidamente. Los esquejes de arbustos deben tener unos 7,5 cm de largo y los de alpinas unos 2,5-3,5 cm. Se han de quitar las hojas inferiores; de lo contrario quedarían enterradas y sé podrirían, y luego se cortan justo por debajo de un nudo.

Introduzca el extremo en un recipiente con hormonas de arraigue en polvo, sacúdalos para quitar el exceso de polvo. Finalmente, plántelos en un compuesto que sea una mezcla de spaghnum y arena gruesa o grava, en un recipiente de plástico o en una bandeja de 5cm de profundidad. 

Afirme los esquejes con delicadeza y riéguelos con una regadera con flor y colóquelos en un lugar templado (13-15°C) y húmedo. Un propagador eléctrico o un banco dotado de un sistema de calefacción por cables en su base aportan la temperatura necesaria; si se ha puesto a echar raíces muchos esquejes puede ser muy útil una unidad de propagación.

Este tipo de esquejes también se adapta a un alféizar protegido. Hay que cubrir los receptáculos con polietileno para retener la humedad, pero se habrá de ventilar cada tanto para eliminar la condensación. Asegúrese que el polietileno no esté nunca en contacto con las hojas del esqueje. Para que la operación sea un éxito, los esquejes tiernos han de recibir calor y humedad pero no en exceso, de lo contrario se echarían a perder. Use recipientes limpios y un compuesto esterilizado y tenga siempre la precaución de quitar toda hoja muerta en cuanto la descubra.

Cuando los brotes empiezan a crecer con fuerza y ya aparecen las raíces por la parte inferior del receptáculo, retírelos y plántelos en macetas de 9 cm, en un compuesto que contenga turba. Se ha de mantener la temperatura hasta que la planta esté plenamente establecida. A partir de este momento, puede iniciar su adaptación al medio exterior, poniéndola en un lugar más fresco hasta que logre aclimatarse a lugares más fríos.

Esquejes semileñosos

Estos esquejes se cortan a mediados de verano y a principios de otoño, y son tallos más firmes que ya van adquiriendo una consistencia leñosa. Han de ser de unos 5-10 cm de largo, excepto el caso del brezo, que tendrá que ser de unos 2,5-5 cm de largo. Los esquejes de coníferas deberán ser de un mínimo de 13 cm y su base debe ser de color marrón leñoso. Los esquejes semileñosos se preparan de la misma manera que los tiernos, pero no es necesario aportarles calor para que echen raíces.

Se han de insertar en un compost que contenga una mezcla de arena y turba, en bandejas o en tiestos, utilizando un palo para hacer los hoyos, luego se afirman y se riegan. Otra posibilidad es plantarlos sobre una capa de compost para esquejes, dejando una distancia de 7,5 cm entre cada uno, y cubrirlos con cristal o polietileno. A una temperatura de 18 °C, echarán raíces con mucha rapidez; algunos, como el eleagnus, no brotarán si no disfruta de esta temperatura.

Se desprende un esqueje semileñoso de conífera conservando parte de la corteza del tallo. 
Este desgarramiento de la corteza se debe recortar con un cuchillo afilado.
Un esqueje de hoja de violeta africana perfectamente arraigada; se puede apreciar la nueva plantita.
Plantitas que se han desarrollado a partir de esquejes de hoja de una peperomia.


Algunos esquejes semileñosos echan, raíces en unas pocas semanas, otros tardan varios meses; todo depende del tipo, del momento en que fueron escogidos y de la temperatura que han recibido. Cuando ya han enraizado, se han de trasplantar en tiestos y luego se ha de iniciar el proceso de adaptación al medio exterior. Aquellos que han crecido en armazones protegidos quedarán allí hasta la siguiente primavera, cuidando de que no se sequen. 

Muchos esquejes de arbustos se cortan arrastrando parte del nudo de la planta madre. Se retocan un poco los bordes de este desgarramiento y se inserta el esqueje
de unos 13 mm en un compuesto de las características que hemos mencionado.

Esquejes de raíz

Una de las formas más sencillas y seguras de reproducir algunas plantas es por medio de esquejes de raíz, cosechados a mediados de invierno. Si se trata de una planta pequeña, se puede arrancar de la maceta y cortar algunas secciones; una planta grande, en cambio, puede tener raíces muy cerca de la superficie, de manera que removiendo un poco de tierra se pueden obtener porciones. Las raíces jóvenes y vigorosas crecerán mejor. Se han de plantar en un compuesto para esquejes que tenga una proporción igual de arena y de turba. No necesitan calor artificial. 

Las raíces más gruesas, tales como las de la anchusa o eryngium, deben ser del diámetro de un lápiz; las más delgadas como la Phlox paniculata ha de tener un diámetro de 3 mm. Las secciones de raíces han de mantenerse húmedas dentro de una bolsa de polietileno. Los esquejes se preparan dentro de casa.

Las secciones de raíces más gruesas han de ser de unos 5 cm de largo, y en el extremo inferior, hacer un corte sesgado para identificar cuál de los extremos se enterrará. No hay que utilizar hormonas para raíces, sino que hay que espolvorear con captan o benomyl para evitar que se pudran. Realizada esta operación, inserte cada sección en compost para esquejes dejando una distancia de 5 cm entre cada una. 

Las raíces delgadas, como las de flox, deben colocarse horizontalmente sobre el compost dejando una distancia de 2,5 cm entre cada una y recubrir con una capa de compost. Tan pronto como hayan enraizado, pasarlos a un semillero, pero aquellas que han sido cultivadas en un armazón propagador, se dejarán en su sitio hasta el otoño
.

Esquejes de yema

Es un tipo de esqueje del tipo de yema de hoja que se utiliza para propagar cepas frutales o plantas ornamentales. Necesitan el aporte de calor por la base, 21 C. Es necesario cortar un tallo bien leñoso de un año de edad y de un largo de 2,5-3,5 cm. El corte superior se hará por encima de una yema y el inferior se hará entre dos yemas. Deje un solo brote en el extremo, corte el otro, y coloque el esqueje vertical en el compost.

Los esquejes de yema de una camelia necesitan unos 18 C.

Las camelias se pueden propagar por medio de un esqueje de yema.



Otra alternativa es la de cortar secciones de unos 3,5 cm de largo con una yema en el centro y cortar algo de madera en el lado opuesto y plantarlo horizontal en compost, dejando sólo a la vista la yema. Esperar a que haya arraigado bien y cambiar a un tiesto, a principios de primavera
(No hay que dejarse engañar por la aparición de los primeros brotes.) Hay que ayudar a la planta con un tutor, esperar a que alcance un tamaño adecuado antes de trasladar a la intemperie. 

Los brotes por despunte se usan para propagar claveles, desde mediados hasta finales de verano. Sólo es necesario arrancar el extremo de un brote joven, dejando dos o tres pares de hojas maduras, después de haber eliminado las inferiores. Se han de plantar en tiestos de 9 cm, llenos de arena, y colocarlos en un armazón propagador cerrado y húmedo.  

Ventilar completamente después de tres semanas y cuando han enraizado con fuerza trasplantarlas en tiestos individuales con un compost de turba.

Fuente: http://www.ciudadfutura.com/eljardin

Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-04 15:53:09 PM