Inicio | Documentos | Documentos Temáticos | Setos, Respalderas y Cortavientos


Setos, Respalderas y Cortavientos

Basado en un post de los foros. Autora: Karo

Introducción

Fueron los árabes los que comenzaron construyendo jardines geométricos, con mucha utilización del agua, siguiendo el estilo de los jardines egipcios y romanos.

Con el tiempo fueron introduciendo nuevos elementos. En general los jardines se rodeaban de altas tapias y estaban divididos por setos podados. Durante la edad media los jardines más característicos fueron los de los monasterios, que parecían estar inspirados en los jardines romanos y estaban dedicados al cultivo de hortalizas, árboles frutales y plantas medicinales.
Durante esta época aparecieron los laberintos, que consistían en un entramado de setos, y los primeros libros de jardinería, que ayudaron a la planificación de los jardines.

Setos

Laberinto de setosEs difícil que en un jardín no se presente la necesidad o utilidad de crear un seto, tanto como efecto ornamental; como divisorio o limitante de la propiedad, para flanquear un paseo agradable o para sustraernos de la vista de extraños. Los setos pueden ser utilizados también, exclusivamente por sus funciones estéticas, principalmente en relación con las dimensiones del jardín; aunque el uso del seto es un empleo práctico.

La palabra seto indica a un conjunto de matas, de arbustos o de árboles ramificados desde la base, dispuestos a distancias regulares en filas simples, dobles o múltiples, que constituyen una pared interrumpida, uniforme y compacta.

Sin embargo, en jardinería, se emplea una clasificación muy sencilla teniendo en cuenta el cuidado que se brinde:

Setos libres: Son alineaciones de plantas que sembramos y dejamos que crezcan libremente hasta que culminen su desarrollo e incluso florezcan y den frutos. Este tipo de setos se utiliza generalmente en grandes áreas que son fundamentalmente de uso ganadero (sirven de alimento al ganado). Generalmente se plantan árboles o arbustos de gran porte. Estas formaciones no requieren de mucho cuidado ya que las plantas crecen "a su aire". Para lograr mejores resultados se recomienda el acolchado y labrado profundo de la línea de siembra.


Setos en forma: Son aquellas alineaciones de plantas que no se dejan crecer libremente, sino que se modifican, mediante cortes y/o podas, a gusto del jardinero o diseñador. En este grupo existen dos modalidades:


1. Setos informales: Son una especie de setos libres, o sea, se deja que las plantas alcancen una etapa avanzada en su desarrollo podando solamente algunas ramas de los arbustos cada año sin darles ninguna forma específica. Este tipo de setos se diseña, fundamentalmente, para jardines grandes característicos de las zonas rurales donde combinan perfectamente con el entorno campestre. También en jardines medianos podemos lograr setos libres con bellas floraciones como el en caso de Rosa spp., Hibiscus spp., etc.

2. Setos formales: Aquí es donde la destreza, imaginación e ingenio se ponen a prueba. En este caso las plantas que conforman el seto se cortan y/o podan para obtener y mantener una forma deseada. Se emplean fundamentalmente en zonas urbanas, parques y aceras combinando con superficies bien definidas. Destacan los jardines reales y de grandes mansiones y embajadas.

Entre las especies adaptadas a la formación de setos casi todas tienen otras cualidades que les permiten asumir otras funciones. Relativamente limitado es el número de especies indicadas para los cortavientos a causa de las imperativas y especificas funciones requeridas, también es limitado el número de especies aptas para formar setos defensivos, tanto de las que poseen espinas en sus tallos como de las que forman un intricado tejido con sus ramas entrelazadas.

Mas facil es formar setos de solo efecto ornamental, gracias al largísimo elenco de plantas disponibles y, también, porque difícilmente un seto, sean cuales sean las características funcionales de las plantas que lo forman, tiene siempre un efecto decorativo cuando esta racionalmente plantado y racionalmente mantenido.

Las normas de plantación de los setos son las mismas que la de los àrboles y arbustos. La única particularidad consiste en la precisión de trazar un esquema de plantación y de la excavación que puede hacerse o bien en fosas sencillas o en una zanja con todos sus puntos equidistantes de una línea de referencia, que si se quiere realizar un trabajo regular debe señalarse por medio de una cuerda tensa sostenida por dos pivotes.

La anchura de la excavación debe ser proporcionada al desarrollo de las raíces de los sujetos elegidos; por esto, es recomendable hacer la plantación con el máximo de anticipación, para tener el tiempo necesario de efectuar la preparación del terreno.

En líneas generales, una profundidad y una anchura de 50 cm. Son suficientes para matas y arbustos, pero es preciso, al menos el doble, en el caso de árboles.
La anchura va aumentando proporcionalmente al número de filas, teniendo presente que la disposición alterna de las plantas, además de garantizar una mayor compacticidad de los setos, permite el ahorro de un tercio de espacio para cada fila de árboles.

Las plantas se colocan primero bien alineadas y apoyadas en la pared de la zanja, recurriendo a la cuerda fijada por estacas en el momento de la plantación definitiva.

Una operación necesaria, apenas terminada la plantación, es la poda, no solo con el fin de reducir la masa vegetal y así aliviar a las raíces en su trabajo de absorción, sino también para dar una forma regular al seto, dejando a las plantas a la misma altura y espesor.

Los setos compactos en el sentido estricto de esta palabra requieren, para conservar su eficacia tanto a fines estéticos como funcionales, un frecuente y constante mantenimiento que prevé operaciones especiales de corte, eventuales eliminaciones de las partes marchitas y sustitución de las plantas muertas.

El corte comprende operaciones de desmochado y poda real y verdadera. Este debe hacerse durante la actividad vegetativa y tiene por objeto limitar el crecimiento; esto es, cortando dos ápices de las ramitas laterales para impedir su crecimiento en longitud y, a la vez, estimular el desarrollo de las yemas laterales e internas a favor de una mayor densidad y fortaleza del seto.
Si se quiere mantener el espesor del seto se corta hasta el limite prefijado, pero si se quiere aumentar, se ensancha dos centímetros en cada corte.

El mismo procedimiento se sigue para obtener un seto alto, recordamos que un alargamiento demasiado rápido es a costa de quedar desnuda la parte inferior.
Si esto sucediera o se alargara demasiado la altura de las plantas, se debería intervenir drásticamente durante el periodo de reposo, reduciendo la altura de los tallos principales y, como consecuencia, se produce el desarrollo de las yemas laterales.

La verdadera poda, salvo algunos casos especiales, es precisa para redimensionar a las plantas, para eliminar las ramas dañadas, para conseguir que el aire y el sol penetren en el interior del seto y así evitar deshojaduras.
La frecuencia de las podas depende de la capacidad de reacción propia de cada especie, de las condiciones ambientales de luz, agua y temperatura benigna y además de una aplicación de fertilizantes después de cada poda, para ayudar a la reavivación vegetativa.
Como regla general, debemos decir que se debe intervenir cada vez que los nuevos brotes sobrepasan los 10cm de los límites prefijados.

Bocage

BocagePaisaje agrario que se caracteriza por la presencia de setos y cercos, así como por un hábitat o poblamiento disperso, en casas de campo aisladas o pequeñas aldeas. El bocage se opone de este modo al openfield o paisaje de campos abiertos. Está constituido por una red de cercas, de cuadrícula más o menos grande e irregular, que delimita diferentes parcelas, comunicadas por caminos. El vallado de las parcelas se realiza por medio de una estructura vegetal lineal (seto simple, doble, podado alto o bajo, trenzado, formado por árboles o arbustos), un muro de piedra o un talud.

La topografía resultante muestra formas muy diversas, con elementos arbóreos dominantes que varían según el medio biogeográfico: sauces, fresnos, olmos, encinas, carpes, castaños o hayas. En algunos bocages recientes, llamados de sustitución, se observa la presencia de especies introducidas, como el pino marítimo, la picea de Sitka, la tuya y el álamo.

El bocage es el paisaje por excelencia de la Europa atlántica. En Francia se extiende por las regiones de Normandía, Bretaña y La Vendée, así como por Limousin, el sur de Berry y el Bourbonnais. Se puede contemplar también en Irlanda, en el País de Gales, en algunas regiones de Europa oriental y en las montañas francesas de los Alpes y las Cevenas. Fuera de Europa, es célebre el bocage de la comarca de bamileke, en Camerún. También se da en Madagascar, con campos vallados con plantas del género aloe y espinosas, en Nueva Guinea, en América del Norte y en Nueva Zelanda. Los pólders, propios de los Países Bajos, y los marschen alemanes y daneses presentan un paisaje de características morfológicas similares al bocage, donde los canales de drenaje constituyen los límites de las tierras.

El bocage juega un papel ecológico importante relacionado con la regulación hidrológica, la protección de los suelos y la creación de microclimas resguardados del viento y del hielo. La desaparición de los bocages, ligada a las concentraciones parcelarias, ha provocado en muchos lugares la erosión del suelo y otros daños medioambientales.

El origen del bocage y su significación sigue siendo objeto de apasionados debates. El término surge en la región occidental francesa, donde el bocage aparece hacia el siglo X y conoce su máximo desarrollo en la década de 1850. Parece claro que esta estructura agraria supuso en su origen la reafirmación del derecho a la propiedad y a la explotación individual de las parcelas, a la vez que las protegía del uso de pasto libre por el ganado suelto. En las últimas décadas se ha producido un retroceso de este tipo de paisaje debido al desarrollo económico, que se concreta en la pérdida de espacio que supone el vallado y el obstáculo para la introducción de la maquinaria agrícola, y en el éxodo rural, que conduce a la unidad de los propietarios agrícolas, que buscan la mayor rentabilidad de sus tierras.

El arte topiario

Arte topiarioEs una poda exclusivamente ornamental que se da en setos formales y jardines japoneses. Es el arte de guiar a la planta hacia una forma especial impuesta por el diseñador llegándose a conocer como "esculturas vivientes". Tiene su origen en los jardines romanos donde destacan hermosas esculturas verdes y su objetivo principal es atraer la atención del espectador solo con un golpe de vista. Necesita muchos años de paciencia y dedicación para lograr resultados verdaderamente espectaculares.

Hay formas muy caprichosas, según el diseñador, pero de forma general existen:

  • Formas rectas: Una de las más conocidas son las pirámides que se logran utilizando cordeles tensados como guías alrededor de toda la planta eliminado todo lo que sobresalga.
  • Formas de fantasía: Las más clásicas son de animales. Para lograrlas se prepara una armazón de malla metálica que simule la forma deseada y "a trabajar" con una buena herramienta de corte, cortando todo lo que sobresalga del molde.
  • Formas guiadas: Se realizan con plantas que puedan "trepar" y consiste en "guiar" el crecimiento de la planta en un marco o molde de metal que las sostenga mientras crecen.
    Las mejores especies para hacer topiarios son el acebo (Ilex aquifolium L.), boj común (Buxus sempervirens), ciprés (Cupressus sempervirens), tejo (Taxus baccata), laurel (Laurus nobilis), entre otras.
Fuente: http://www.planthogar.net/

Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2017-06-25 09:08:14 AM