Inicio | Documentos | Documentos Temáticos | Abonado del jardín


Abonado del jardín

Los abonos son sustancias de procedencia orgánica o hechos a base de compuestos químicos, cuyo objetivo es cubrir las necesidades nutricionales de las plantas de jardín, céspedes, vegetales de la huerta o plantas de interior. Los elementos esenciales contenidos en todos los abonos son el nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K), necesarios en mayor o menor medida para la vida de cualquier planta verde.

Abono naturalAdemás, muchos abonos aportan otros elementos que son muy convenientes para el desarrollo vegetativo, como el calcio (Ca), el hierro (Fe), el magnesio (Mg), el manganeso (Mn), el zinc (Zn), etc. Los abonos de origen natural, como mantillos, turbas, estiércol descompuesto o humus de lombriz, incorporan materia orgánica en descomposición y, por tanto, bacterias y otros microorganismos precisos para la vida de la tierra; estos materiales sirven también para mejorar la estructura física del suelo, haciéndola más esponjosa y adecuada para el desarrollo de las raíces de una gran mayoría de plantas.

EL ABONADO DEL JARDÍN

El jardín ha de abonarse en la misma medida en que se le pidan resultados, es decir, su demanda nutricional será mayor cuantas más plantas de flor tengamos, y algunas se cambian dos veces al año, cuanto más conservemos una pradera o césped a base de cortes frecuentes, o cuantos más arbustos y plantas perennes decoren determinadas zonas, con sus floraciones, fructificaciones y crecimiento normales.

En los macizos de flor, arriates y bordes mixtos, donde las plantas o parte de ellas se renuevan al menos una vez al año, hay que hacer una buena aportación de algún abono orgánico en el intervalo de tiempo que transcurre entre la extracción de las plantas ya caducas y la colocación de las destinadas a decorar la siguiente temporada. En ese lapso de tiempo es cuando el jardinero realiza las labores de cava y limpieza del terreno, aprovechando para incorporar unas buenas dosis de cualquier abono de procedencia orgánica o mineral.

El césped o la pradera, que en la época cálida suelen estar sometidos a cortes y riegos más o menos frecuentes, se abonan con granulados químicos específicos, los cuales llevan una indicación precisa sobre su dosificación.

La nutrición de arbustos y otras plantas perennes, sobre todo si están situados en plantaciones de cierta densidad, debe hacerse al menos una vez al año, en otoño-invierno, extendiendo una generosa capa de mantillo, humus o cualquier otro abono orgánico, sobre el suelo donde viven. Un ligero pase de azadilla ayudará a introducir dichos abonos en el terreno.

En jardineras y maceteros, dedicados a cualquier tipo de planta, los resultados mejores se obtienen utilizando humus de lombriz o bien ciertos abonos químicos llamados de lenta liberación, cuyo efecto se reparte a lo largo de varios meses.

ABONADO DE LAS PLANTAS DE INTERIOR

Mantillo y tierra de jardínUna variada gama de productos, líquidos y sólidos, se encuentran a disposición del aficionado a las plantas de interior para cubrir las necesidades nutricionales de estos vegetales domésticos. Los abonos líquidos se mezclan con el agua del riego, en las proporciones indicadas por el fabricante administrándolos cada 15 días durante los meses de mayor actividad de las plantas, que, en general, comprende el período que va de marzo a octubre.

Entre dichos abonos  líquidos hay que distinguir los que son indicados para plantas de hoja de aquellos otros que lo son para plantas de flor, circunstancia ésta que viene bien especificada en la etiqueta. Existen abonos líquidos de procedencia totalmente orgánica.

Palitos, barritas, pastillas y granulados son algunas de las formas más comunes de abonos sólidos que suelen utilizarse, insertándolos o colocándolos directamente sobre el sustrato, en nuestras plantas domésticas. También para interior están a la venta abonos granulados de liberación lenta, los cuales tienen un efecto que se prolonga durante varios meses.

LO QUE DICEN LAS ETIQUETAS

Todos los abonos deben ir acompañados de cierta información que resulta imprescindible para el usuario:

  • Riqueza garantizada en nitrógeno, fósforo, potasio y otros elementos. En productos de uso general, los tres elementos principales son representados por tres cifras encadenadas que indican su proporción en el compuesto. Así, un abono que presente, por ejemplo, la indicación "15-15-15" contendrá proporciones iguales de nitrógeno, fósforo y potasio.
  • Si incorpora el nitrógeno en las dos formas, nítrica y amoniacal, que aseguran la asimilación inmediata y un efecto más duradero de este elemento.
  • Las fórmulas de los compuestos bajo las cuales se presentan los otros elementos esenciales, fósforo y potasio, y también el calcio.
  • Dosificaciones adecuadas a los distintos usos del producto.
  • Detalles de su procedencia y advertencias para su manipulación.



Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-10 09:07:46 AM