Inicio | Documentos | Documentos Temáticos | Clasificación química de los insecticidas


Clasificación química de los insecticidas

ORGANOCLORADOS 

Son compuestos químicos orgánicos, es decir cuya estructura principal está formada por una cadena de átomos de carbono, y como grupos sustituyentes al átomo de cloro. Son los primeros insecticidas de síntesis que se usaron. Anteriormente sólo se usaban insecticidas naturales, tales como la nicotina, el azufre, la rotenona (extraída de una planta llamada derris), o el piretro (extraído de las cabezas florales de los crisantemos). El primer organoclorado que se sintetizó fue el DDT en 1939.

 Su persistencia fue muy apreciada en la época, pero es hartamente conocido el problema medioambiental que supuso al introducirse en la cadena trófica de los seres vivos.

 Hay cuatro principales familias de derivados organoclorados:

Grupos

Ejemplo

La derivada del hexaclorociclopentadieno Aldrin, Dieldrin, Endrin
La derivada del 2,2-difeniletano DDT, Metoxiclor, Dicofol
La derivada del ciclohexano Lindano
Los de estructura química en forma de caja Declorane,Clordecone
 

 

La forma de actuación general de los derivados clorados es la de contacto, es decir, basta con que el insecto o ácaro entre en contacto con el producto, para que este se absorba y ejerza su acción tóxica.

 

 

ORGANOFOSFORADOS 

Son compuestos químicos orgánicos derivados del ácido fosfórico,  aunque un átomo de oxígeno del ácido fosfórico puede ser sustituido por un átomo de azufre. Las diferentes combinaciones que se producen se pueden clasificar en cinco grupos con alguna variación. Son los siguientes:

Grupos

Subgrupo

Ejemplo

Esteres fosfóricos Ortofosfatos Diclorvós
Pirofosfatos TEPP
Esteres tiofosfóricos Fosfotionatos Fenitrotión
Fosfotiolatos Metasistox
Esteres ditiofosfóricos - Malatión
Amidas del ácido ortofosfórico - Crutomato
Fosfonatos - Triclorfón

Los insecticidas organofosforados no son persistentes en el medio ambiente, destruyéndose por hidrólisis (acción del agua), no dejando residuos ostensibles ni de larga duración. Por eso, se le asignan plazos de seguridad más cortos que a los organoclorados (se entiende como plazo de seguridad el intervalo que debe transcurrir entre el tratamiento y la recogida de la cosecha para el consumo en el caso de agricultura). Son además más eficaces contra insectos, ya que atacan a los pulgones (los organoclorados no lo hacían) y a la araña roja.

 Su modo de acción es interferir la transmisión nerviosa del insecto, por inhibición de la enzima colinesterasa. Son por lo tanto neurotóxicos.

 Algunos actúan por contacto o ingestión, habiendo otros que son sistémicos, es decir, que se incorporan al sistema vegetativo de la planta, circulando por la savia, y la acción sobre el insecto se produce cuando ingiere o ataca a la planta.

  

CARBAMATOS 

En la evolución de la síntesis de nuevos plaguicidas, después de los organoclorados y los organofosforados se introdujo una nueva familia de insecticidas orgánicos que comprende los derivados carbámicos cuyo grupo químico funcional es   > N-COO- .

Este grupo carbámico se encuentra bajo formas diferentes entre los diferentes grupos de carbamatos, confiriendo diferente función a la sustancia (así los ditiocarbamatos son fungicidas, los fenilcarbamatos herbicidas y los metilcarbamatos insecticidas). Los dos grupos principales de insecticidas carbámicos son:

 

Grupos

Ejemplo

N-metilcarbamatos Carbaril
Dimetilcarbamatos Dimetan 

 

 

La forma de actuación de los insecticidas carbámicos es la misma que la de los organofosforados, siendo por lo tanto neurotóxicos. La gran ventaja de los carbamatos es su menor toxicidad para los seres humanos y los animales domésticos.

 

Hay muchos carbamatos que son sistémicos, siendo utilizados en aquellas plagas sobre los que los insecticidas de contacto e ingestión tenían poco efecto (moscas de la fruta y del olivo, insectos minadores de hojas). La aplicación de los insecticidas sistémicos debe hacerse siguiendo estrictamente las indicaciones del fabricante, ya que se debe alcanzar un determinado nivel de concentración en la savia para que sean eficaces, no basta con mojar la planta, porque con una baja concentración podemos hacer que las cepas de insectos se hagan resistentes al producto e incluso a toda una familia de insecticidas.

 

PIRETRINAS

La actividad insecticida de las piretrinas naturales extraídas de la flor del pelitre (Chrysantemum cinaerifolium) es conocida desde hace tiempo, pero sólo a partir de los años 1930 se empezaron a comercializar y aún todavía se usan, siendo eficaces para el control de moscas y mosquitos , pero usándose poco en agricultura y jardinería debido a su degradación por la luz y el calor.

Por eso, la investigación química se encaminó a sintetizar compuestos químicos similares que no fuesen fotodegradables. Después de conseguir algunos que eran eficaces pero aún algo fotodegradables (Aletrina, tetrametrin,fenotrin,neopynamin) y que debían aplicarse al anochecer para evitar ese efecto, se sintetizaron los primeros piretroides estables a la luz y que han conseguido una rápida utilización. Se clasifican en dos grupos:

Grupos

Ejemplos

Piretroides que conservan el anillo ciclopropano característico de las piretrinas naturales Permetrina,cipermetrina, deltametrina, fenpropatrin
Piretroides que han perdido el anillo ciclopropano Fenvalerato, fluvalinato

La forma de actuación de los piretroides es paralizante, lo que origina un efecto de derribo del insecto (knock down) y luego convulsiones y la muerte, pero  puede haber una detoxificación endógena, por lo que no todos los que caen mueren, por eso se emplean productos sinérgicos que intensifican la acción de las piretrinas tales como el butóxido de piperonilo.

 

Las piretrinas son muy poco tóxicas para los mamíferos y muy tóxicos para los insectos, por lo que tiene un coeficiente de selectividad muy alto. Son también muy tóxicas para los peces y las fauna acuícola, por lo que hay que tener cuidado en los jardines con estanques y en no contaminar acuíferos. Se suelen usar en forma de lacas contra las hormigas y disueltas en excipientes grasos o con resinas para el tratamiento de suelos, pues tienen una acción muy duradera.

PLAGUICIDAS BIORRACIONALES

Se incluyen en este grupo a una gama de productos plaguicidas que tienen una acción fisiológica propia para cada insecto y que muchos de ellos no se obtienen por síntesis química.

Como ejemplo se puede citar a la abamectina que se obtiene por fermentacióndel hongo Streptomices avermectilis, y se utiliza como insecticida y acaricida contra la araña roja, los minadores, psilas, y otras plagas.

Otro grupo importante lo integran los inhibidores de la formación de quitina (el caparazón o esqueleto exógeno de los insectos), con lo que las larvas de los insectos no pueden desarrollarse, pues al llegar el momento de la muda quedan desprotegidos sin formar ese exoesqueleto.

Estos productos evitan también la eclosión de los huevos y si alguno llega a buen fin, las larvas recién emergidas sucumben al poco tiempo. Dentro de este grupo se encuentran las benzoilureas, entre ellas el diflubenzurón, clorfluazurón, flufenozurón, hexaflumurón y otros.

Asimismo se pueden considerar insecticidas biorracionales las hormonas y feromonas. La ecdisona y la hormona juvenil, producidas en determinadas épocas por cada especie,, son las que regulan la muda de las larvas y su evolución a crisálida. Si utilizamos un producto químico mimético de la hormona juvenil, como el metopreno, la larva muda, aumentando de tamaño, pero sin evolucionar a crisálida, con lo que se detiene la metamorfosis y el insecto nunca llega al estado adulto. A comienzos de la década de los noventa se puso en el mercado el fenoxicarb, un carbamato que aunque estructuralmente no se parece en nada a una hormona juvenil, su comportamiento es similar a ella.

La acción contraria a la hormona juvenil también se usa como un efectivo control de plagas, son los  precocenos, estimulan la metamorfosis y producen adultos prematuros y pequeños, sexualmente inmaduros que aunque se apareen no producen huevos fértiles.

Las feromonas son mensajeros químicos producidos por los propios insectos y que inducen a determinadas reacciones biológicas. Las más estudiadas son las feromonas sexuales, normalmente emitidas por las hembras para atraer a los machos, constan de un único compuesto químico o varios que reaccionan entre ellos. Se usan para:

  1. Seguir la expansión de la plaga. Poniendo trampas con la feromona y siguiendo la evolución de los desplazamientos
  2. Cebos masivos (mass-trapping). Se preparan cebos con feromonas en lugares no susceptibles de ser atacados por los insectos y al diluir la plaga sus efectos son menores
  3. Confusión: Produce desorientación de los machos por sentir atracción desde diversos puntos y dificulta el apareamiento.

El último grupo de estos insecticidas biorracionales está constituido por los denominados insecticidas biológicos, también llamados plaguicidas microbianos. El más conocido es el Bacillus thurigiensis. Ataca a ciertas orugas, dípteros (israelensis) o coleópteros (San Diego). Las esporas del bacilo son ingeridas por el insecto y producen una endotoxina  que se desdobla en el intestino, produciendo su parálisis y cesando el insecto en su alimentación. Hay otros insecticidas biológicos que están en experimentación como el Baculovirus heliothis, hongos parásitos de lso insectos como el Verticillium lecanii, nematodos,...

 

Todos estos insecticidas biológicos además se están tratando de modificar genéticamente mediante ingeniería genética para aplicarlos a la agricultura extensiva y hacerlos más eficaces, aunque esto está discutiéndose acaloradamente dado que los efectos que pueden ocasionar se desconocen.

 

OTROS INSECTICIDAS

 

Se incluyen en esta sección el resto de productos de difícil catalogación. Muchos de estos productos han caído en desuso o su uso es limitado. Su forma de actuación es diferente en cada caso, pudiendo actuar como insecticidas de ingestión, bloqueantes del aparato respiratorio del insecto,...

 

Grupos

 Ejemplos

Derivados arsenicales arseniato de plomo, de calcio
Compuestos de fluor fluoruro sódico, fluorsilicato de bario
Dinitrofenoles DNOC
Tiocianatos orgánicos Lethane, thanite
Fumigantes Bromuro de metilo, cloropricina


Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-06 09:32:11 AM