Inicio | Documentos | Consejos sobre plantas | Algunos consejos para el césped


Algunos consejos para el césped

1. ¿. Qué es el césped?

Es una mezcla de semillas de gramíneas (o Póaceas como lo quiere la nomenclatura botánica actual) de especies variadas (Ballicos ingleses, poa, agrostis, festucas, etc), cada uno de las cuales posee calidades y propiedades diferentes y ninguna toma por sí sola todas las ventajas que ofrece la utilización conjunta de todas estas gramíneas.

Después de haber sido siembrado, el césped compone un espacio verde regular, homogéneo y decorativo que se designa bajo el término "césped". El césped aplica el principio de biodiversidad, es decir, un medio dado está ocupado por especies diferentes, lo que los vuelve más fuerte individualmente.
Cuando plantas forrajeras como el trébol blanco o la alfalfa, o incluso flores como las amapolas se asocian al césped, el resultado obtenido no es ya un césped, sino un prado

2. ¿ Por qué se hacen mezclas de césped?

La composición (elección de las especies y variedades, y también proporciones en la mezcla) varía en función del destino final del césped: deporte y juegos, ornamento; pero también de las condiciones de cultivo: terreno seco, sombra, borde de mar, clima mediterráneo. Se distinguen también las mezclas destinadas a la creación de los nuevos céspedes y las que sirven a la renovación.

Se tiene en cuenta también la velocidad de instalación de las distintas especies y del peso de las semillas en el porcentaje de cada gramínea que entra en la composición del césped.

3. ¿Por qué las composiciones son tan diferentes?

Al leer la composición que figura obligatoriamente en cada caja o bolso de semillas, se constata que las distintas gramíneas están presentes en proporciones muy variables según las especies. Eso se explica por la finalidad de uso del césped, y también y sobre todo por la finura de la semilla.

Por ejemplo, se encuentra un tercio menos de semillas de ballicos ingleses o festuca alta (700 semillas/g) que de festuca roja (1.000 semillas/g). La agrostis es con mucho el más pequeño (15.000 semillas/g.), así que un césped compuesto de 5% de agrostis y un 50% de ballicos ingleses contiene tres veces menos semillas de esta última especie.

4. ¿ Existe un césped universal todos los usos?

No, ya que las condiciones de suelos, clima y utilización son a menudo, completamente diferentes. A cada utilización corresponde pues un tipo de césped: rústico, ornamento, deporte, sol, sombra, borde de mar, renovación, etc. Es importante elegir el buen césped para el uso conveniente, ya que si es inadecuado, se establecerá mal y dejará el lugar a las malas hierbas.

5. ¿Cómo definir un "césped de calidad" y según qué criterios elegirlo?

Es necesario huir de las mezclas a bajo precio, ya que están constituidos por variedades de calidad media y no de las gramíneas más potentes resultantes de las últimas investigaciones y selecciones sobre este tema. En cambio, los céspedes "Etiqueta Roja" ofrecen el seguro de una alta calidad.

6. ¿Cómo reparar los daños de los topos y gusanos de tierra?

Los montículos de tierra desvirtúan la estética del césped y los jardineros buscan siempre la solución milagrosa para alejar a los topos. Las trampas pirotécnicas parecen constituir la mejor solución actualmente, con los cartuchos que el topo hace estallar involuntariamente evacuando la tierra de sus perforaciones. Pero una vez los daños aparencen, es necesario nivelar la topera y evacuar la tierra, sin dispersarla sobre el césped para no obstruir las gramíneas. Esta tierra ligera es muy buena para la utilización en trasplantes. Pueden también efectuar una "restauración" con el césped en tepes o placas.

Como para los topos, la tierra de los hormigueros debe evacuarse. Existe numerosos productos antihormigas, más eficaces si están en cajas que evitan todo contacto con el producto, y solamente las hormigas pueden penetrar en la trampa por pequeñas aperturas. Elimine también los excrementos de los gusanos, que es tierra muy fina y rica en materia orgánica que favorece la aparición de malas hierba. Esta operación se hace antes de cortar el césped.

7. ¿ Cuál es el mejor período para siembrar un césped?

El tiempo ideal es otoño, de mediados de septiembre a mediados de octubre (en el hemisferio norte), ya que se propicia menos el crecimiento de malas hierbas que podrían perjudicar al nuevo césped. Por otra parte, no hay ya en esta época, y contrariamente a la primavera, germinación de malas hierbas cuyas semillas se transportan por el viento o los pájaros. Al siembrar un césped en otoño, el jardinero podrá aprovecharse de un césped ya bien instalado a partir de la primavera.

A finales del verano, dado que el suelo está caliente, la germinación del césped se efectúa más rápidamente. El joven césped se va a aprovechar de las lluvias de otoño para cebarse bien de agua y arraigarse profundamente, al contrario que el nacido en la primavera, que deberá enfrentarse los calores del verano, mientras está aún blando y no muy bien instalado. No obstante, la siembra es posible todo el año, excepto en períodos de mucho frío y calor.

8. ¿Si el césped se daña, cubierto con malas hierbas o con musgo, se debe rehacer completamente?

No necesariamente. Es cierto que el método radical consiste en retirar toda la superficie para crear un nuevo césped. Pero es posible renovarlo. Esta operación consiste en sembrar el césped de renovación después de haber operado de la siguiente forma:

Limpie el césped que debe renovarse aplicando un herbicida selectivo o un producto antimusgo. Deje actuar 15 días, luego siegue regulando el corte lo más bajo posible. Suprima por escarificación los musgos, el desgaste, las pajas y las malas hierbas muertas por el herbicida. Recojalas cuidadosamente con una cortadora provista de un recipiente de recogida, que tendrá también la ventaja de recortar las raíces que sobrepasan y por lo tanto de uniformar el aspecto general del césped. Siembre el césped de renovación y cubra las semillas de mantillo. Pase el rodillo para sentar bien las semillas al contacto de la tierra y favorecer la germinación. Riegue copiosamente. Poco a poco, el césped debería encontrar su bonito aspecto.

9. ¿Cuál es el mejor momento para cortar el césped?

De abril a octubre (hemisferio norte), es necesario segar en media una vez por semana, esto que garantiza un perfecto mantenimiento del césped. Lo más importante es que el césped esté seco. Evite el rocío de la mañana y los períodos lluviosos para que la cortadora no corra el riesgo de embotarse. 

Los cortes serán más frecuentes en primavera y en tiempo lluvioso (cada 4 o 5 días), más espaciados y menos rasos en verano por tiempo caliente (cada 10 o 15 días). Un esquileo regular favorece el desarrollo en grosor de cada penacho de gramínea.

Regule la altura de la cortadora, de manera que corte como máximo al tercio de altura. Esto evitará debilitar el penacho de gramínea.

10. ¿Qué hacer para evitar que el césped no amarillee?

Un amarilleo indica a menudo un mal mantenimiento (falta de agua o abono, corte demasiado raso, estancamiento intensivo, etc). El estolón, parte vital de la gramínea a césped se dañan o sufre. El empleo en la primavera de un abono a acción rápido después del esquileo ayuda a hacer reverdir el césped. Una segunda contribución de abono en otoño (un producto a liberación lenta esta vez) permite al césped reconstituir sus reservas y volver a arrancar con más vigor en la primavera siguiente.

Una cuchilla de cortadora mal afilada corta irregularmente la hoja de gramínea, que amarillea a la extremidad. La no recogida de los residuos de esquileo cuando el césped es grueso, implica un sofocamiento del césped que amarillea, y favorece también la aparición de enfermedades.

Durante los períodos de calor y sequía, es necesario regar el césped dos a tres veces por semana, de preferencia la noche, a razón de 5 a 10 l de agua por metro cuadrado (deje la regadera volver entre 15 y 20 minutos). No siegan demasiado corto y no aportan abonos sobre un césped seco.
La orina animal, en particular la de las perras o zorras, quema vivamente las gramíneas y puede ser responsable de manchas amarillas inestéticas. Si sorprenden al animal en obvio delito, pagan inmediatamente una gran cantidad de agua a este lugar para diluir la orina y limitar los efectos dañinos. Al diario, es mejor prohibir el césped al perro, ya que tiende a volver de nuevo hacer sus necesidades siempre al mismo lugar, esto que daña irremediablemente el césped. Para reparar, suprimen el césped sobre 5 cm de grosor, colman el agujero con buena tierra luego colocan una placa de césped.

11. ¿Cómo deshacerse del musgo que invade el césped?

La presencia de musgos en el césped indica un suelo mal ventilado, una exposición a menudo sombreada y un exceso de humedad. Los musgos se desarrollan sobre todo en los suelos ácidos. No dude en abonar el césped cada dos años en primavera.

Una escarificación en septiembre elimina mosmusgos de manera muy eficaz extirpándolos del suelo. Se aconseja efectuar una arenado tras la escarificación para intentar hacer el suelo menos ácido. En los pequeños terrenos, una ventilación con zapatos con tacos o un rodillo provisto de dientes da buenos resultados.

La lucha química contra los musgos se hace normalmente en febrero-marzo. El producto más utilizado es el sulfato de hierro. Enrojece el musgo, y también las losas, las piedras y los elementos metálicos. Cuidado en su aplicación. Aunque es muy barato, el sulfato de hierro es sustituido cada vez más por productos líquidos a base de Diclorofeno, que se puede aplicar sobre todas las superficies sin mancharlas. Existen también abonos antimusgo (con sulfato de hierro) e incluso abonos herbicidas antimusgo.

12. ¿Cómo dar "juventud" al césped?

Si el césped presenta aspecto amarillo y tiene moho, procede a una escarificación.

El paso del escarificador, cuyas cuchillas cavan surcos superficiales, permite extraer la paja y el desgaste, las partes muertas (y en consecuencia amarillas) que se forman a la base de los penachos de césped. La escarificación favorece también la penetración del agua en el suelo y en consecuencia la disolución de abonos que las raíces van a poder dibujar para abastecer el penacho de gramínea.

La escarificación elimina también los musgos. Se hace dos veces al año, en primavera y a finales de verano, con el escarificador una vez en el sentido de la longitud del terreno, luego en el ancho. Una escarificación se complementa con un aporte de mantillo o abono orgánico.

13. ¿ Qué hacer cuando el césped "se abolla"?

Conviene intentar nivelar las irregularidades del terreno pasando el rodillo en tiempo de lluvia y sistemáticamente después de cada corte. El rodillo debe presentar bordes redondeados para evitar dejar rastros de su paso sobre el césped. El peso del rodillo puede variar (relleno con agua o arena) según las configuraciones de terreno y el trabajo que debe efectuarse.

En el caso donde el perfil del suelo sea demasiado irregular, es necesario prever una renovación completa.

Comience por eliminar el antiguo césped, pulverizando un herbicida foliar sistémico (a base de Glifosato por ejemplo). Con este producto, que no deja ningún residuo en el suelo, se puede empezar el cultivo solamente 3 o 5 semanas después de su aplicación (el tiempo que haya actuado). Rastrille toda la hierba que haya sido quemada por el producto. Proceda a la nivelación del terreno, nivelando las abolladuras y la tierra recuperada sirverá para tapar los agujeros. Si es preciso aportar mantillo para homogenizar toda la superficie. Pase el escarificador para descompactar superficialmente el terreno. Siembre el césped sin ninguna otra preparación y cubra las semillas con mantillo fino. Pase el rodillo para obtener en final una superficie bien lisa. Riegue generosamente.

14. ¿ Cuáles son los períodos favorables para renovar el césped?

Se aconseja actuar en dos periodos (hemisferio norte):

  • En marzo/abril para eliminar los musgos y las malas hierbas por desherbados selectivos.

  • Entre a principios de septiembre y mediados de octubre para efectuar las nuevas siembras

15. ¿ Cuáles son las intervenciones que deben realizarse sobre el césped después del verano?

SEPTIEMBRE
Siegue una vez y riegue semanalmente. Aplique un abono antimoho. Es el momento de sembrar el césped nuevo. Pase el rodillo después de cada corte. Ventile los céspedes muy apretados. Escarifique una segunda vez. Recorte los bordes de caminos y macizos.

OCTUBRE
Último corte hacia el día 10 ó 15 del mes. Abone los céspedes muy amarillos después de haberlos escarificado. Recoja las hojas muertas. Trate contra el musgo.

NOVIEMBRE
Recoja las hojas muertas. Termine las escarificaciones. Retire el césped viejo y estropeado incorporando uno nuevo y aportando un abono de fondo.

DICIEMBRE
Prepare el suelo de las partes que van renovarse o a transformarse en césped en la primavera.

 



Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-03 10:56:35 AM