Inicio | Documentos | Consejos sobre plantas | Empezando el cultivo del bonsai


Empezando el cultivo del bonsai

 

Una de las formas más comunes de empezar en el arte del bonsái es adquirir uno en los viveros especializados.  

Sin embargo hay otras formas de comenzar, que iremos viendo a continuación.

Las mas comunes son:

 

 

1-.Cultivar a partir de semilla.

2-.Propagar mediante esqueje.

3-.Utilizar árboles jóvenes de viveros.

4-.Utilizar árboles comerciales maduros.

5-.Utilizar material recolectado.

6-.Adquirir un bonsái ya formado.

 

 

 

CULTIVO A PARTIR DE SEMILLA

 

No cabe duda de que este es el mejor método para modelar el árbol desde el principio en el estilo  que hayamos escogido.

 

Este proceso puede ser muy agradable ya que nos permite ver el árbol en todas sus fases de crecimiento.   En contra de lo que se cree tampoco es un proceso tan largo; con los carpes y los arces que son de crecimiento rápido, se puede producir un bonsái de apariencia regular en 6 o 7 años.

 

Ciertas variedades crecen particularmente bien a partir de semilla: los arces, pino negro, zelcovas, hayas, almendros, membrillos, alerces, entre otras.

 

Sin embargo, el ciprés de Hinoki, el pino blanco, los carpes, los juníperos, son de germinación más difícil.

 

 

PROPAGAR MEDIANTE ESQUEJE

 

Igual que con las semillas, este sistema nos ofrece la posibilidad de modelar el árbol desde el principio, con la ventaja añadida de conseguir un ejemplar con las mismas características del que se recogió el esqueje.

El enraizamiento de esquejes es muy sencillo si se conoce con precisión la forma de hacerlo.

 

Hay básicamente dos clases de esquejes: de madera tierna y de madera dura.

 

  • Los esquejes de madera tierna se toman a partir de brotes producidos en el periodo de crecimiento de ese mismo año y que aun no han madurado. 
  • Los esquejes de madera madura se toman desde el otoño  hasta mediados de la primavera, en brotes producidos en el año actual ( si se cogen en otoño) o en el año anterior ( si se cogen en  primavera).

 

Para los árboles de hoja caduca, como regla general, funcionan bien los esquejes de madera tierna;  si bien los  más fáciles como sauces, forsitias, y chopos se propagan mejor mediante esquejes bastante gruesosos.

Los perennifolios que se pueden esquejar funcionan todos con material maduro.

 

Y  las confieras, a  excepción de los pinos, la mayoría  enraízan fácilmente a partir de esquejes, los cuales, se pueden tomar en cualquier momento durante el periodo de crecimiento, o sea, de primavera a otoño.

 

 

 

UTILIZAR ÁRBOLES JÓVENES DE VIVERO

 

Los viveros y centros de jardinería son una de las fuentes más ricas en material de bonsái para el aficionado.

Cuando se busca material con posibilidades para bonsái hay que buscar aquel que sea prometedor.

Son buenos por ejemplo aquellos árboles o arbustos que tengan troncos con formas interesantes;  deben ser tan gruesos como sea posible y tener ramas muy bajas en el tronco.  Cuantas más ramas tenga mayor campo tendremos para crear algo interesante. 

 

El material de vivero es posiblemente el más adaptable para bonsái y tiene la ventaja de que al ser árboles que han estado creciendo en contenedor largo tiempo, al trasplantarlos, deshacer el cepellón y reducirlo no será tan traumático  para el árbol;   y al reducir el cepellón se puede podar la parte aérea sin causar mucho daño.

 

Con material de vivero tendremos que adaptar el estilo del bonsái  a las posibilidades que nos ofrezca el ejemplar escogido; algunos verán en ello una desventaja con respecto a las posibilidades que ofrece la semilla y el esqueje pero esta desventaja se ve compensada por los años que adelantamos en conseguir nuestro bonsái.

 

 

 

UTILIZAR ÁRBOLES COMERCIALES YA MADUROS

 

Los árboles grandes que se venden para paisajismo pueden ofrecer una fuente buena para material de bonsái.

La utilización de estos árboles no esta muy extendida entre los aficionados.   Sin embargo en China y Japón es muy común y permite al cultivador producir árboles con apariencia vieja en tiempo relativamente corto.

No es, de todas formas, la practica mas recomendada para principiantes por las técnicas que requiere la extracción del suelo del árbol y el posterior moldeado.

 

 

 

UTILIZAR MATERIAL RECOLECTADO

 

En la naturaleza podemos encontrarnos con árboles y arbustos que por las condiciones en las que se han visto obligados a crecer tienen todas las características para  un buen bonsái.  En alta montaña se dan pinos, enebros, alerces y otros naturalmente achaparrados.  Hay algo especial en estos ejemplares que solamente la naturaleza puede ofrecer.  Las condiciones ambientales duras dejan una huella que no se consigue con  ninguna otra técnica.

 

Esta, no es una de las formas mas aconsejables  de obtener un bonsái, en principio porque no debemos expoliar a nuestros montes ya bastante castigados y en segundo lugar porque al ser árboles que han crecido en el suelo durante muchos años son difíciles de sacar, y si no se es, un poco experto, no se suele tener éxito.

Si después de todo, en alguna ocasión nos decidimos a coger algún ejemplar, recordar que hay que pedir el correspondiente permiso al propietario del terreno.

 

 

 

ADQUIRIR UN BONSÁI YA FORMADO

 

Seguro que es esta la forma más fácil de comenzar  con la afición al bonsái.  Hay excelentes viveros en los que se puede comprar un buen bonsái. Se pueden adquirir piezas desde 2 a 200 años dependiendo de lo que cada cual quiera gastar.  Algunos viveros producen sus propios bonsáis de las especies autóctonas,  los cuales  nos serán más fáciles de cuidar por estar adaptados a nuestras condiciones climáticas.

No es aconsejable comprar los bonsáis en los grandes almacenes en los que se han tenido varias semanas en un ambiente seco y cálido, estos bonsáis se  encontraran en no muy buenas condiciones en el momento de la compra.

 

Cuando vaya a comprar un bonsái asegúrese de que el árbol esta sano.  Evite los árboles de apariencia enfermiza con manchas en  hojas o tronco.   El bonsái debe estar bien establecido en su maceta, nunca recién trasplantado.  Consulte con el personal del vivero si puede sacar el cepellón para ver las raíces, un vivero serio solamente venderá árboles establecidos y siendo así no debe tener ningún problema en consentir esta operación que a nosotros nos dará mucha información sobre la salud del bonsái

 

 

La compra de un bonsái ya formado es la forma más sencilla de comenzar una colección.  El propietario puede utilizar este árbol como modelo para otros  y es muy recomendable tener una mezcla de bonsáis acabados y otros en proceso de formación.

 

Muchos entusiastas del bonsái tienen árboles obtenidos mediante todos los métodos aquí descritos.  Experimentar con las diferentes técnicas forma parte de la diversión y el goce del bonsái.

Merece la pena sin embargo empezar  un ejemplar con semillas, aunque nos parezca un proceso largo, es con la única técnica que creamos  nuestro  propio bonsái.  Puede que en el proceso cometamos errores pero estos son  el precio necesario que hay que pagar, como en todo, por tener éxito y adquirir experiencia. 



Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


pabloortiz

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-03 03:05:26 AM