Inicio | Documentos | Consejos sobre plantas | Para el jardin


Para el jardin

COSAS DEL JARDÍN

Allium: una planta moderna en sorprendentes combinaciones

Amarilis: una belleza sorprendente

Anemonas

Bayas de otoño: joyas en el jardin otoñal

Bulbos en macetas

Bulbos en su cesped

Bulbos silvestres de crecimiento bajo

Bulbos y su aplicacion

¡Colores otoñales para sobrevivir!

Como hibernan las plantas de balcon y terraza.

Corona imperial / fritilaria de cabeza de serpiente

El encanto del Miscanthus ondulante

Allium: una planta moderna en sorprendentes combinaciones

Allium existe en nada menos que 500 variedades, a cada cual más bonita gracias a sus preciosos tonos y formas especiales. Por eso el ajo floreciente es ideal para hacer combinaciones de colores y alturas en el arriate. Noviembre es el mejor mes para plantar los bulbos.

Flores esféricas grandes (morado) y pequeñas (rosa)
Las grandes esferas de color morado de Allium aflatunense 'Purple Sensation' son auténticas atracciones en el arriate. Incluso cuando ha dejado de florecer la planta sigue siendo decorativa, porque en el lugar donde primero había florecitas moradas en la esfera, aparecen ahora unas cápsulas verdosas. Para un efecto lúdico puede colocar en medio el cebollino Allium schoenoprasum, mucho más bajo y de color rosa.

Floración en la primavera tardía
La mayoría de los ajos florecientes florece en junio, justo después de las verdaderas flores primaverales y justo antes de la mayor parte de las flores estivales. Es decir que se trata de una planta vivaz indispensable que hace que el arriate esté continuamente en flor. Noviembre es el mejor mes para plantar los bulbos. Éstos exigen un lugar soleado y una plantación bastante profunda (algo más profunda que el tamaño del bulbo) en un suelo nutritivo y permeable. De antemano debe hacer un plan de plantación para el arriate, puesto que el tamaño de los bulbos puede variar de 3 a incluso 20 cm o más, y los bulbos también siguen creciendo en el suelo. En el plan de plantación al mismo tiempo puede distribuir las diferentes alturas por variedad. Tenga en cuenta que la hoja de casi todas las variedades de Allium se marchita bastante rápido. Plántelas por tanto en combinación con plantas que cubran la hoja, como el pico de cigüeña.

Para variar infinitamente
Entre las plantas altas del arriate
Los esféricos Allium 'Gladiator' y Allium 'Lucy Ball' quedan muy bien al lado de plantas de arriate un poco más altas (60-80 cm) como floxes, verónica, milenrama, duraznillo (Polygonum persicaria), la gipsófila de color blanco grisáceo y la flecha de Cupido azul (Catananche caerulea) (ambas ± 50 cm de alto).
Entre las plantas bajas del arriate
Las variedades más refinadas como el Allium caeruleum azul (± 40 cm de alto) y el Allium unifolium de color morado claro (± 30 cm de alto) se merecen un lugar llamativo en primera fila del arriate, por ejemplo junto con Phuopsis stylosa o las orejas de cordero de hojas grises.

Muy especial: el cebollino
El cebollino es una variedad de ajo floreciente ideal para variar con diferentes alturas en el arriate. El Allium schoenoprasum 'Forescate' tiene flores de color rosa intenso, que por ejemplo quedan preciosas con la hoja verde grisáceo de la anaphalis blanca (Anaphalis triplinervis). Lo especial del cebollino es por supuesto que las hojas (que parecen tallitos) son comestibles. La hoja tiene el sabor más rico antes de que florezca la planta. Una ventaja del cebollino con respecto a otras variedades de Allium es que la hoja siempre vuelve a crecer. El cebollino está muy ricos con huevos (fritos o duros), tomates, como aliño para ensalada o en la sopa.

Amarilis: una belleza sorprendente


La amarilis, cuyo nombre oficial es Hippeastrum, proviene originariamente de la cordillera de los Andes en Perú y Chile. Este gran bulbo ya fue introducido en Europa alrededor de 1830. Aún así pasaría casi un siglo hasta que esta planta de floración especial adornara nuestros salones.
No existe otro bulbo que florezca con tanta facilidad como el de la amarilis. Esto puede tener lugar íntegramente dentro de casa, pero con algún cuidado adicional también es posible hacer florecer las preciosas flores grandes en el jardín (véase el artículo 'Amarilis: flores gigantes en su arriate').
Tamaño del bulbo
Los bulbos se pueden comprar desde octubre hasta abril. Hay algunos factores que influyen en la floración del bulbo. Durante el invierno suele tardar más que en la primavera. El tamaño del bulbo de esta chispeante flor se puede considerar como gigantesco: un tamaño de 20 a más de 30 cm es muy normal. El bulbo debe ser firme al tacto. Si desea guardar el bulbo temporalmente antes de la plantación, colóquelo entonces en un lugar fresco (± 9°C).
Plantación
Antes de plantar el bulbo, ponga la parte inferior con las raíces en agua templada durante algunas horas.
Elija una maceta amplia y use tierra de maceta nutritiva o tierra especial para amarilis. Coloque el bulbo en la tierra hasta el cuello del bulbo, cuidando de no dañar las raíces. Apriete la tierra con fuerza de modo que el bulbo esté bien fijo.
Si el bulbo solo en una maceta le parece poco decorativo, coloque entonces algunos guijarros bonitos sobre la tierra alrededor del bulbo. También quedan muy decorativas unas bolitas de musgo.
Lugar de emplazamiento
Después de la plantación, coloque la maceta en un lugar cálido, puesto que para el desarrollo del tallo hace falta en primer lugar calor. Una temperatura ambiente de ± 20°C resulta ideal. Riegue con moderación hasta que aparezca el tallo. En cuanto el capullo y la hoja sean visibles, la planta irá necesitando más agua y más luz. Después el tallo seguirá creciendo con gran rapidez y cuando se haya desarrollado completamente se abrirán las espectaculares flores. Todo este proceso puede tardar de 6 a 10 semanas. Para poder disfrutar de estas flores gigantes durante un periodo ininterrumpido, puede hacer una especie de esquema de plantación. ¿O prefiere llenar su salón, brevemente pero de manera desbordante, con varias amarilis florecientes a la vez?
La planta puede alcanzar una altura de más de 55 cm. Ud. puede reforzar este efecto eligiendo macetas altas y cilíndricas del mismo color que las flores, para completar así este 'cuadro' tan especial.
Floración desbordante
En cuanto los capullos estén a punto de abrirse, la planta se puede trasladar a otro lugar, que puede ser más fresco y con menos luz. Esto asimismo suele alargar el periodo de floración, a la vez que lucirán mejor los chispeantes colores de las flores. Hoy en día la mayoría de los bulbos ofrecidos tiene como mínimo 3 ó 4 cálices por tallo. Los bulbos más grandes producen a veces más de 3 tallos florales, con hasta 4 cálices en cada tallo.
Colores y variedades
Las más conocidas son las variedades de flores grandes en los diversos tonos de rojo, rosa, asalmonado, naranja y blanco. Aparte de las flores de un solo color, existen diversas flores especiales multicolores, tanto rayadas como ligeramente moteadas. Hay incluso variedades enanas, de flores pequeñas, de flores dobles y variedades que se parecen a las orquídeas.

Después de la floración
Cuando el bulbo haya dejado de florecer, no es necesario en absoluto tirarlo. Con algunos cuidados y un poco de atención puede volver a florecer al año siguiente. Corte las flores marchitas después de la floración y deje que se desarrollen las hojas. Riegue periódicamente y añada al agua de riego un poco de abono para plantas de interior. La amarilis apreciará un abono con hierro y magnesio. A principios de septiembre puede empezar a regar menos, y en octubre debe dejar de regar del todo. A continuación permita que el bulbo descanse durante un tiempo en un lugar fresco y oscuro. En enero hay que volver a plantar el bulbo en una maceta, después de haber quitado toda la tierra vieja y todas las raíces y hojas secas. De esta manera el bulbo florecerá de nuevo en marzo. Tenga Ud. en cuenta que la floración disminuirá a medida que pasen los años.

Anémonas


Las anémonas también son llamadas flores del viento, ya que se mueven al más mínimo soplo de aire. Son unas florecitas encantadoras y frágiles que cosecharán muchas alabanzas sobre todo cuando se planten en grandes cantidades. Las anémonas más vendidas pertenecen a la familia de las ranunculáceas y proceden de la Europa meridional y Asia Menor.

La que más alta crece es Anemone coronaria con una altura de crecimiento de aprox. 25 cm. Hay dos variantes de esta variedad: de flores simples (híbridos De Caen) y de flores dobles (híbridos St. Brigid), en colores que varían del blanco, rosa, rojo a un color malva intenso. Son excelentes flores de cortar, pero le aconsejamos que use siempre unas tijeras para cortar los tallos; el tirar de ellos provoca tanta conmoción subterránea que los bulbitos posiblemente se vean perturbados y dejen de crecer. Anemone coronaria exige un lugar soleado y prefiere estar al abrigo de una cubierta de plantas vivaces bajas, con las que está garantizada su resistencia a las heladas. Anemone blanda es una verdadera planta tapizante que no supera los 10 cm de altura. Esta variedad prospera al sol y a la sombra y se vuelve silvestre con facilidad. Sobre todo Anemone blanda 'White Splendour' es un punto luminoso en lugares oscuros bajo árboles y arbustos.

En cuanto a la floración las variedades se suceden: Anemone blanda florece en marzo-abril y A. coronaria en mayo-junio. Los bulbitos de ambas variedades son pequeños y duros y deben ponerse a remojo con antelación. Después se hinchan en el suelo hasta doblar su tamaño y por eso es importante no plantarlos muy superficiales, preferiblemente a una profundidad de aprox. 7 cm.

Bayas de otoño: joyas en el jardín otoñal


En la primavera se adornan con ramas en flor, en el otoño con preciosos frutos y a menudo también con un color otoñal… Los arbustos bacíferos tienen un gran valor decorativo, sin lugar a duda también en un jardín pequeño. Un hermoso ejemplo es la 'Bola de Nieve', que se adorna en primavera con flores blanquiverdes al abrirse, que decoloran al blanco como la nieve una vez abiertas. En el otoño aparecen las bayas rojas entre las hojas de un verde alegre.
Árboles y setos bacíferos apropiados para un jardín pequeño
Guillomo [Amelanchier], Pesgua [Gaultheria], Hierba de San Juan [Hypericum], Madreselva [Lonicera], Espino de fuego [Pyracantha], Skimmia, Symphoricarpos, Acebo en pie [Ilex].

Árboles y setos bacíferos apropiados para el jardín mediano
Bonetero [Euonymus], Acebo [Ilex], Manzano floreciente [Malus], Rosal [Rosa], Saúco [Sambucus], Serbal de los cazadores [Sorbus], Viburno [Viburnum].

Bayas llamativas
El Symphoricarpos posee bayas de un color rosa claro muy especial en racimos sueltos. El Acebo y el Tejo llevan llamativas bayas rojas en otoño.
Los grandes racimos de color rojo sangre de la Skimmia japonica Rubella permanecen en el arbusto hasta muy entrado el invierno. El vigoroso rosal silvestre japonés Rosa rugosa se aplica mucho en espacios públicos. ¡De los escaramujos puede hacer una mermelada deliciosa! Después de la floración, los rosales botánicos desarrollan los más bonitos escaramujos en toda clase de formas y colores: una preciosa fiesta multicolor en el otoño.
Los frutos del Viburnum Tinus y el Saúco son unas bayas azules muy particulares.

Un bosque para pájaros
¿Le queda algo de sitio en el jardín? Entonces resulta una buena idea crear un bosque para pájaros o un seto especial. Ponga juntos varios arbustos bacíferos y enseguida se convertirán en un pequeño paraíso para los pájaros. Entre las ramas podrán refugiarse a gusto y tal vez incluso anidar. En verano cazan muchos insectos dañinos y en el otoño y el invierno se deleitan con las bayas: ¡un espectáculo cautivador! Si también Ud. quiere disfrutar de las bayas, elija entonces un arbusto con frutos amarillos; los pájaros pensarán que los frutos amarillos todavía no han madurado y los dejarán en el arbusto durante más tiempo.
No sólo bonitas, sino también sabrosas
La mayoría de las bayas es comestible y tiene además un sabor delicioso. Escaramujos, zarzamoras, arándanos, bayas de saúco y los frutos del serbal de los cazadores y el espino cerval marino, todos se pueden comer tranquilamente o convertirlos en una mermelada o jalea exquisitas. Combine las deliciosas fragancias y los bonitos colores para hacer su mermelada casera. Como por ejemplo la mermelada de bayas de saúco con manzana o una mezcla de frutos del bosque de arándanos y zarzamoras. Fíjese en dónde los recolecta: es preferible no hacerlo al lado de una carretera en relación con los gases de escape. Y para todos los frutos es válido lo siguiente: no se deben comer crudos en grandes cantidades. Sobre todo en el caso del saúco y el serbal de los cazadores esto puede provocar dolor de estómago. Una vez que los frutos se hayan cocido con azúcar, puede comer todos los que quiera.

Bulbos en macetas


Los bulbos plantados en macetas son la solución por excelencia para los poseedores de una terraza o balcón. Si en invierno desea dejar las macetas al aire libre, puede envolver eventualmente las macetas de terracota con una lámina acolchada con burbujas de aire. Si sus macetas son resistentes a las heladas, pero quiere evitar que se hielen los bulbos, debe revestir las macetas por dentro con lámina acolchada con burbujas de aire. No se olvide de hacer algunos agujeros de desagüe.
Una sola variedad de bulbos por maceta ya es una maravilla, pero quien quiere disfrutar de bulbos en macetas más de algunas semanas, aplica el 'sistema sandwich': se plantan diferentes variedades de bulbos en capas una encima de otra; las de floración tardía abajo y las de floración temprana arriba. No coloque los bulbos demasiado cerca uno de otro, ya que no pueden tocarse. Y tampoco pueden estar demasiado cerca del borde de la maceta, para evitar su congelación a través de la parte lateral de la misma.

Los siguientes bulbos son aptos para macetas, cubetas y jardineras
Algunos tulipanes tempranos, tulipanes tempranos dobles, tulipanes greigii, tulipanes kaufmanniana, tulipanes de las especies.
Jacintos holandeses y multifloros.
Narcisos miniatura y multifloros.
Crocus botánicos y de flores grandes.
Allium karataviense, la única variedad de Allium que tiene la hoja bonita.
Muscari, todas las variedades.
Anemone De Caen y A. St. Brigid y sus variedades.
Chionodoxa, todas las variedades.
Ipheion uniflorum.
Puschkinia libanotica.
Scilla siberica, S. siberica 'Alba' y S. peruviana.

Bulbos en su césped

Todo el mundo ha visto en alguna ocasión un césped con campanillas de invierno, Crocus o narcisos. Pero el hecho de que hay muchos más bulbos capaces de convertir un pequeño césped en una auténtica pradera de flores primaverales, es menos conocido. No obstante esto es posible, siempre y cuando
se tenga en cuenta que el césped sólo se puede cortar cuando los bulbos se hayan marchitado del todo; sólo entonces volverán a florecer al año siguiente. Como regla se considera que el cortacésped puede entrar en acción como mínimo 6 semanas después de la floración de los últimos bulbitos. Y eso aboga por elegir bulbos de floración temprana que no florezcan más tarde que a finales de marzo. El césped empieza a crecer a una temperatura del suelo de 9ºC y eso implica en general que el primer corte tiene lugar en la primera quincena de mayo.
¿Tiene Ud. un bonito césped y desea ver crecer bulbos en él? Saque un tepe con una azada, levántelo, plante los bulbos y vuelva a colocar el tepe en su sitio. La próxima primavera tendrá un césped florido.

Los siguientes bulbos dan buenos resultados en céspedes soleados

Tulipanes

Polychroma,

Pulchella

Humiles

Pulchella

Violácea

Turkestanica

Narcisos multifloros

Martinete

Narcisos miniatura

Minnow

Jetfire

Rip van Winkle

Tête-à-Tête

Jack Snipe

Golden Bells
Crocus botánicos y de flores grandes.Iris danfordiae y I. Katharine Hodgkin
Chionodoxa: (todas las variedades)
Bulbocodium.
Puschkinia.

Los céspedes con más sombra se pueden alegrar con las mismas variedades de narcisos que también prosperan en céspedes soleados.
Galanthus nivalis.
Anemone blanda

'White Splendour'

y A. blanda 'Blue Shades'.
Chionodoxa: todas las variedades.
Puschkinia.
Leucojum vernum.
Scilla siberica y S. siberica 'Alba'.
Eranthis cilicica.

Bulbos silvestres de crecimiento bajo


Las plantas bulbosas de crecimiento bajo son aptas para diferentes usos. Algunas lucen más que nada como bulbos silvestres, otras dan buenos resultados como complemento de un arriate de plantas vivaces, y otras tantas pueden iluminar temporalmente un lugar oscuro debajo de arbustos y árboles. En ese orden, le queremos ofrecer una pequeña lista de recomendaciones; como bulbos silvestres entran en consideración, por orden de época de floración:


Galanthus nivalis (campanilla de invierno), florece en febrero, blanca. Altura 10-15 cm. Las campanillas de invierno prefieren la sombra o la media sombra, ya que su hoja soporta mal la luz del sol. Por otra parte las campanillas de invierno se deben plantar profundas, sobre todo en suelos secos, porque si no se secarán demasiado rápido; profundidad de plantación recomendada: 10 cm.

Chionodoxa 'Blue Giant', Ch. 'Pink Giant', Ch. gigantea 'Alba', y Ch. forbesii (chionodoxas) florecen en marzo con tonos blancos, azules y rosados. Altura 10-20 cm. Planta bulbosa fácil de cuidar que prospera en todos los tipos de suelo, al sol y a la sombra.

Campánula
Scilla siberica y S. siberica 'Alba' (escilas siberianas), florecen en marzo, azules y blancas. Altura 10-15 cm. Quedan preciosas en grandes cantidades de como mínimo 80-100 bulbos en lugares abiertos bajo árboles y

arbustos.

Tijerilla
Corydalis solida (tijerilla), florece en marzo-abril, rosa. Altura hasta 20 cm. Planta de bosque para un suelo rico en humus a plena sombra.

Escila rallada
Puschkinia libanotica, florece en marzo, azul porcelana. Altura 10 cm. Es asimismo una planta bulbosa muy fácil de cuidar que prospera en cualquier sitio, pero más que nada en un suelo permeable con mucha arena yhojas.
Ipheion uniflorum (flor de los incas), florece en marzo con flores de color azul pálido, altura 12 cm. Prospera en todos los sitios, siempre y cuando se encuentre a pleno sol. La hoja huele ligeramente a ajo.
Hyacinthoides hispanica (jacinto silvestre) y Hyacintoides non-scripta (el verdadero Bluebell), florecen en mayo, azul claro. Altura 20-45 cm. Ambas variedades gustan de un suelo nutritivo y húmedo a plena o media

sombra.
Estrella de Belén
Ornithogalum nutans (ornitógala péndula), florece en abril-mayo, blanca. Altura 30 cm. Familia de Ornithogalum umbellatum (Estrella de Belén), florece también en mayo, blanca. Altura 20 cm. Estas variedades exigen un suelo permeable al sol o a media sombra, pero sobre todo la segunda variedad no puede estar demasiado oscura, por que si no las flores no se abren. Ambas crecen como plantas silvestres.
Ixiolirion tataricum, florece en mayo, azul intenso, altura 40 cm. Esta planta bulbosa medra más que nada en un suelo arenoso a pleno sol.

Bulbos y su aplicación


Todo el mundo conoce el uso de bulbos en un arriate en el jardín, pero los bulbos primaverales pueden dar color a su sentimiento de primavera de muchas otras maneras. Aquí siguen varias sugerencias.
Bulbos en macizos de boj. En un jardín clásico con macizos de boj (o de tejo o de espliego) se trabaja mucho con plantación estacional. Esto
significa que el contenido de los macizos se modifica dos veces al año: desde mayo hasta octubre contiene flores o bulbos estivales, y desde octubre hasta entrado abril bulbos, eventualmente junto con violetas de invierno que en la primavera son sustituidas a menudo por Bellis y
nomeolvides.
Como bulbos son aptos los siguientes:
todas las variedades de tulipanes, sobre todo las más clásicas como los tulipanes veteados clásicos, tulipanes campestres, tulipanes papagayo, tulipanes de flor de peonía y tulipanes de flor de azucena.
jacintos, tanto los jacintos holandeses como los multifloros.
a excepción de los narcisos miniatura, todas las demás variedades, sobre todo las variedades más llamativas como narcisos papilionáceos o de mariposa y narcisos dobles.
todas las variedades de Fritillaria imperialis, es decir 'Aurora', 'Lutea' y 'Rubra Maxima'.


Bulbos en el arriate

En los arriates los bulbos lucen cuando más si son elegidos para acompañar a las demás plantas ya presentes, de manera que los bulbos y las plantas vivaces formen luego una unidad. El conjunto debe tener un aspecto natural por lo que el arriate irradiará equilibrio y serenidad. Los arriates a la sombra son los más apropiados para bulbos que también pueden soportar la sombra.
En este caso entran en consideración:
narcisos trompones, narcisos multifloros, narcisos de tubo largo y corto y narcisos miniatura.
Allium triquetrum y A. ursinum, aunque con el segundo hay que tener cuidado ya que, si se encuentra a gusto, es una auténtica planta parásita.
Anemone blanda 'White Splendour' y Anemone blanda 'Blue Shades'.
Fritillaria assyriaca, F. michailovskyi, F. pallidiflora y F. 'Golden Flag'.
Galanthus nivalis.
Scilla siberica y Scilla siberica 'Alba'.
Chionodoxa 'Blue Giant', Ch. gigantea 'Alba', Ch. 'Pink Giant' y Ch. forbesii.
Leucojum vernum y Leucojum aestivum.
Camassia quamash, C. cusickii y C. leichtlinii 'Caerulea'.
Puschkinia libanotica.
Corydalis solida.
Erythronium dens-canis y E. 'Pagoda'.
Hyacinthoides hispanica y H. non-scripta.
Ornithogalum nutans.
Eranthis cilicica.

Para los arriates soleados es válido el mismo criterio: elija bulbos que formen una unidad con las plantas amantes del sol y a los que también les guste estar al sol. También aquí hay mucho para elegir:
todas las variedades de tulipanes, las bajas en lugares en primera fila del arriate, las altas más bien en el centro y al fondo del arriate.
jacintos multifloros.
todas las variedades de narcisos, y aquí de nuevo las bajas en primera fila y las altas más al fondo.crocus: tanto los botánicos como los de flores grandes.
todos los demás Alliums.
Muscari.
Anemone coronaria De Caen y A. coronaria St. Brigid y sus variedades.
Lirios: todas las variedades.
Brodiaea 'Koningin Fabiola' y Brodiaea unifolia 'Candida'.
Ixiolirion tataricum.
Chionodoxa: todas las variedades.
Triteleia 'Starlight'.
Ipheion uniflorum.
Bulbocodium vernum.
Brimeura amethystina 'Alba'.
Puschkinia libanotica.
Scilla peruviana.
Ranunculus asiaticus.
Ornithogalum nutans y O. umbellatum.
Dichelostemma congestum 'Pink Diamond'.

Para lograr serenidad y equilibrio en el arriate es importante tener en cuenta los siguientes puntos:
Sea conservador con el número de variedades. Es mejor elegir tres variedades en grandes cantidades que elegir ocho variedades en cantidades pequeñas; el conjunto no debe ser demasiado colorido. Sí que está muy bien si la floración de una variedad sigue a la de otra. Los bulbos ofrecen todas las posibilidades para hacerlo.
No plante los bulbos en filas o en bloques espesos: 'tréncelos' entre las plantas vivaces. Esto da como resultado grupos esparcidos grandes y pequeños que de vez en cuando se unen entre sí por medio de plantas solitarias. La repetición de variedades también crea equilibrio en un arriate.

 

¡Colores otoñales para sobrevivir!


Los tonos otoñales son siempre y por doquier igual de radiantes. Y debido a las diferencias climatológicas y al tiempo, las hojas cambian de color cada vez de un modo diferente. Este maravilloso cambio de color otoñal es un interesante proceso químico. Está dirigido por un reloj biológico que reacciona a la luz. El cambio de color de las hojas empieza de un modo masivo después de las primeras heladas nocturnas. Las plantas originarias de países fríos saben que, cuando hay helada nocturna, deben prepararse para el invierno. Aquéllas que proceden de otros lugares no lo saben, por lo que deberemos echarles una mano para evitar que se mueran.

Azúcares contra las heladas
Durante el invierno las plantas de exterior no necesitan hormonas de crecimiento, pero sí azúcares. Estos azúcares funcionan como anticongelante, así que un árbol o un arbusto podrá sobrevivir el invierno sin problemas. Pruebe a poner azúcar en un bebedero para pájaros: el agua se congelará con menos rapidez. Las plantas ya saben esto. Las hojas parecen fábricas químicas en miniatura que funcionan con luz. La hoja cambia de color, y pasa de producir fécula a producir otras sustancias, como los citados azúcares. Estas sustancias son almacenadas en los botones y en las ramas. ¡Y esta readaptación es posible porque las hojas cambian de color!

Colores ocultos
En una hoja verde hay también colores como naranja, amarillo y rojo, pero éstos no se aprecian ya que es el verde quien predomina. En el otoño la clorofila se descompone más rápidamente que otros pigmentos como el naranja, amarillo y rojo. Y son justamente estos colores los responsables de la producción de azúcares.

Un maravilloso olor otoñal
Para terminar también se descomponen los pigmentos naranja, amarillos y rojos, y se convierten en sustancias volátiles resinosas que desaparecen en el aire. Éste es el maravilloso olor otoñal del bosque. La hoja se vuelve marrón y se seca. La planta entonces se ocupa de que el tallo de la hoja se pueda romper por la formación de una capita de corcho (también una astuta pieza de técnica) y que las hojas revoloteen al suelo. El conjunto de las hojas forma una capa cálida y agradable sobre las raíces, mientras se descompone en nuevos alimentos gracias a la acción de hongos y bacterias. ¡Una muestra brillante de reciclaje!

Cómo hibernan las plantas de balcón y terraza.


Cuando el verano ha pasado y el otoño adorna los árboles y arbustos con preciosos colores, es hora de pensar en el lugar donde sus plantas de terraza y de balcón van a pasar el invierno. La mayoría de las variedades es de origen tropical o subtropical y no se puede quedar al aire libre. Para algunas variedades una sola helada nocturna puede ser fatal. Y aunque sus plantas preferidas sean resistentes a las heladas, las preciosas macetas de terracota en que están plantadas por muy fuertes que aparenten serse romperán con facilidad si Ud. no las protege del frío. Afortunadamente estos problemas pueden evitarse con unos pocos cuida dos, siempre y cuando haga uso de nuestros consejos.

Antes de plantar
Si usted utiliza macetas de terracota o de cemento, cubra el interior con plástico de burbujas antes de llenarlas de tierra. ¡No olvide dejar libres los agujeros de desagüe y compruebe que el agua puede fluir bien!. La mayoría de las macetas disponen de agujeros de desagüe; de no ser así, debe hacerlos usted mismo con un taladro.
A continuación ya puede llenar la maceta. Se empieza poniendo debajo una capa de granos de guijarros o de greda, de manera que el agua sobrante no se quede en la tierra.
Otra solución aún más sencilla, es poner una maceta de plástico dentro de la de terracota. En ambos casos, la humedad permanecerá en la tierra y la maceta no se humedecerá, evitando así roturas.

¿Cómo plantar?
Llene la maceta con la tierra adecuada, según lo que vaya a plantar. Evite que la tierra quede excesivamente compacta. ¡No utilice tierra de jardín!.
Extienda las raíces de la planta e introduzcalas en el agujero hecho previamente. Rellene con suficiente tierra, compactandola alrededor de la planta. Ahora ya puede regar.
Controle primero si el agua sobrante puede escaparse bien. La mayoría de las macetas tiene agujeros en el fondo; cuando no los haya Ud. mismo debe hacer algunos. Colocar una delgada capa de piedras o granos de arcilla en el fondo y a continuación llenar la maceta ligeramente con tierra de buena calidad, nunca con arena o tierra del jardín. Después sólo falta plantar, apretar bien la tierra y regar. Sólo agua no es suficiente para sus plantas.
Al aire libre en el jardín, las plantas tienen suficiente oportunidad para absorber alimentos. Pero en una maceta las raíces sólo se pueden desarrollar limitadamente: después de unas 4 semanas, las sustancias alimenticias de la tierra que hay en la maceta se habrán gastado. ¡Hay que abonar con regularidad!
Se venden abonos excelentes: Phostrogen Plant Food es un abono que contiene todas las sustancias alimenticias necesarias. Granos de estiércol de vaca también son aptos, sobre todo para plantas arbustivas y rosales. Siga siempre las indicaciones referentes a la dosificación. Y por supuesto debe controlar regular-mente si la tierra no se seca demasiado. Sobre todo cuando hace calor hay que andar con cuidado. Regar con regularidad, excepto en invierno, es de suma importancia.

¿Cuándo hay que entrar a casa las plantas?
Está claro que esto no se hace enseguida después del verano, ni al principio del otoño.
¡Entrar sus plantas demasiado pronto hace más mal que bien! Pero entonces ¿cuándo se hace? La verdad es que no se puede dar una fecha concreta para hacerlo. Ojalá fuera así: entonces sería todo mucho más fácil. En el fondo se trata de dejar las plantas afuera el máximo tiempo posible. Cuando se espera una helada nocturna y si no tiene muchas plantas, ni tampoco jardineras o macetas de mucho peso, lo mejor es colocarlas temporal-mente en un cobertizo o garaje. ¡A no ser que posea un pequeño invernadero o un mirador!

Consejo: para mover macetas pesadas, utilice una carretilla que, para balcones, debe ser plegable.
Al día siguiente podrá volver a colocarlas al aire libre, pero tenga cuidado: ¡por la mañana temprano todavía puede helar! Si empieza a hacer frío de verdad, sus plantas agradecerán un lugar fijo donde esperar la primavera.
En caso de heladas, envuelva la maceta y la planta con plástico de burbujas o con una esterilla de caña.
El lugar idóneo
Afortunadamente la mayoría de las plantas no tiene muchas exigencias, siempre y cuando su 'vivienda temporal' cumpla algunas condiciones. En primer lugar debe estar libre de heladas, sin que haga demasiado calor: para la mayoría de las variedades 5-10° C es lo ideal.
Las plantas de hoja perenne, como margaritas arbustivas y cítricos deben estar a la luz del día: hay que colocarlas en la ventana o debajo de un tragaluz. Si ventila el lugar con aire fres-co de vez en cuando ¡no cuando hiela! evita enfermedades molestas como la micosis.
Las plantas que pierden sus hojas en invierno necesitan menos luz. Las fucsias hibernan de verdad si las pone en un sótano (casi) oscuro. Si su jardín no es demasiado húmedo, las fucsias también se pueden enterrar en un hoyo. ¡Procure cubrir bien las plantas con tierra!
Como acaba de leer, resulta todo más fácil que tal vez pensaba al principio. Seguramente ya tendrá el lugar idóneo en sus pensamientos. Como por ejemplo la buhardilla o el cobertizo, si es que se puede mantener libre de heladas. Los garajes son menos aptos, porque los gases de escape al arrancar su coche perjudicarían a sus 'huéspedes de invierno'.
Un mirador es otra posibilidad, aunque suele ser demasiado caluroso. Además la mayoría de las plantas en invierno tiene un aspecto poco favorable. Un pequeño invernadero es otro lugar idóneo: ¡para muchos aficionados a la jardinería constituye su mayor deseo!

Cuidados en invierno
Si debe entrar a casa muchas plantas de maceta y cubeta, hay que aprovechar todo el espacio disponible. Afortunadamente, algunas variedades se pueden podar drásticamente con antelación. Las margaritas arbustivas se dejan recortar con facilidad; la fuerte y fornida Datura tampoco pondrá objeciones a que le quiten las ramas más largas.
Este cambio brusco de exterior a interior hace que las plantas pierdan muchas hojas, lo cual no es preocupante, siempre y cuando recoja las hojas caídas con regularidad. Esta pulcritud protegerá sus plantas contra las enfermedades más temidas.
También debe procurar que las plantas no se sequen. Por falta de agua la planta se seca y al final se muere; demasiada agua, al contrario, hace que las plantas se pudran o broten mal en primavera. En otras palabras: hay que regar, ¡pero con poca agua! Es mejor no aplicar una nutrición para plantas (abono para plantas de interior o estiércol de vaca seco); las plantas no lo necesitan y si las abonara, empezarían a crecer antes de tiempo.
Si no dispone de espacio para macetas grandes, hay otra posibilidad: algunos viveros ofrecen un servicio de cuidados para plantas en invierno. Es como si sus plantas se fueran a vivir a un hotel por una temporada. En caso necesario allí las podarán o las trasplantarán, claro que por un módico precio.

Cuando los días se alarguen, sus 'huéspedes de invierno' resucitarán: aquí y allá aparece un brote verde y la margarita arbustiva ya tiene algún botón. Ahora puede empezar a dar un poquito más de agua.
Sacar las plantas al exterior en primavera. No se deje persuadir por el primer rayito de sol en primavera: ¡un día más tarde todavía puede helar! Sólo cuando ya no haya riesgo de heladas nocturnas -a partir de Semana Santa- puede sacar sus plantas afuera sin peligro.
Pero antes de colocarlas en su lugar hay que hacer algunas cosas. Cada planta debe ser examinada minuciosamente: las ramas o tallos muertos y marchitados se quitan, al igual que las hojitas secas y dañadas; los tallos que han crecido demasiado se cortan para volver a modelar las plantas. Entonces sólo le queda renovar la tierra. Casi todas las variedades necesitan tierra nueva y a veces también una maceta más grande. Sacar el cepellón entero de la maceta y quitar con cuidado la tierra suelta de entre las raíces. De esta manera las raíces viejas y muertas se podrán cortar con facilidad. Después de este tratamiento queda un cepellón más pequeño. Si Ud. desea utilizar de nuevo la misma maceta, hay que limpiarla con un cepillo duro y a continuación enjuagarla con agua limpia. Colocar unas piedras en el fondo de la maceta y echar encima una delgada capa de tierra de buena calidad. Después meter la planta en la maceta y llenar los huecos vacíos con la misma tierra de antes. Por último hay que regar abundantemente.


Para trasplantar, proceda igual que para plantar.
Si su planta se hace más adulta (y por eso más grande), deberá elegir una maceta de una medida mayor: una planta más grande tiene más raíces. Es ahora cuando puede sacar las plantas afuera. Se aconseja hacer esto en un día nublado. Después de la larga época de invierno sus plantas se vuelven sensibles a la intensidad de la luz del sol: podría provocar incluso graves quemaduras. Ahora bien, el tiempo no se puede elegir. Si no se presenta un día nublado y lluvioso, puede colocar las plantas temporalmente en un lugar a la sombra. Así se aclimatarán con rapidez.
A partir de este momento las plantas empezarán a crecer rápidamente y necesitarán una nutrición adicional. ¡No se olvide de aplicar regularmente una nutrición para plantas!

Corona imperial / fritilaria de cabeza de serpiente


Fritillaria, mejor conocida bajo los nombres de corona imperial y fritilaria de cabeza de serpiente, es una planta bulbosa muy diversa. Su floración con las cabecistas colgantes de espectaculares colores es algo muy especial, y en muchas ocasiones ocurre sorprendentemente temprano en la primavera.

Fritillaria: algunos detalles interesantes

Es una planta bulbosa que pertenece a las liliáceas. Forma preciosas y delicadas campanillas colgantes (fritilaria de cabeza de serpiente) o grandes campanas en forma de trompeta (corona imperial).
Necesita un suelo bien permeable y rico en humus. No hay que darle estiércol fresco, sino abono seco enriquecido con potasa.
Plante las variedades altas de Fritillaria a bastante profundidad (15-20 cm); las variedades bajas se contentan con 10 cm de profundidad. Así se mantienen bien erguidas.
Una característica de la Fritillaria Meleagris de color púrpura es el típico dibujo de rombos o las motas en cada pétalo.
La corona imperial prefiere un lugar de emplazamiento cálido, mientras que la fritilaria de cabeza de serpiente prospera mejor a media sombra, y es también muy apta para ponerla bajo otras plantas más altas.
La planta misma se ocupa de la reproducción; las variedades pequeñas se reproducen fácilmente solas y florecen ya después de 4 años. Ud. puede naturalizar las de bulbos grandes quitando los bulbitos jóvenes del bulbo grande y plantándolos en otro lugar en julio.
El bulbo de la corona imperial tiene un olor muy fuerte que mantiene a distancia a topos y campañoles de aguas. Aunque el olor no funciona de manera muy efectiva, ya que después de una escapada al jardín vecino, los topos volverán a aparecer al año siguiente...

Si planta los bulbitos en septiembre - octubre, la próxima primavera disfrutará en su propio jardín de las graciosas campanillas de la fritilaria de cabeza de serpiente. Ud. puede naturalizar las variedades de flores pequeñas, que resultan muy apropiadas para el jardín rocoso. A esta planta no le gusta estar a pleno sol. La fritilaria de cabeza de serpiente se reproduce espontáneamente en un suelo fértil y húmedo. Las otras variedades necesitan en cambio un buen drenaje.

Un aspecto imperial

Fritillaria imperialis es una de las plantas cultivadas más antiguas. La planta crece desde Turquía hasta el Himalaya. La corona imperial sigue siendo popular gracias a su imponente presencia: una planta alta (80-100 cm) con cortos cálices de flores péndulas anaranjadas, amarillas o rojas, debajo de una corona de brácteas. En el arriate enseguida resulta demasiado alta, pero si se utiliza como fondo para plantas bajas, se conseguirá un efecto muy sorprendente.

Para disfrutar durante años

Los bulbos grandes que están huecos en el centro enraízan fácilmente. No deje que los bulbos se sequen, y plántelos recién comprados en un suelo rico en humus. Introdúzcalos en el suelo tan pronto como sea posible, preferiblemente en septiembre / octubre. Después de la floración deje el bulbo en el suelo, ya que se reproducen con rapidez, y Ud. podrá disfrutar de la planta durante años. Sí que es conveniente señalar el lugar donde se encuentran los bulbos, para que no los dañe cuando Ud. esté trabajando en el jardín. La corona imperial también puede cultivarse sin dificultad en una maceta: ponga 3 bulbos o más en una maceta con un diámetro de 50 cm y una profundidad de 40 cm como mínimo. Para que haya un buen drenaje debe poner en el fondo de la maceta una capa de granulado de arcilla. Guarde la Fritillaria en maceta en un lugar libre de heladas, pero no la meta dentro de casa; con una cobertura de paja y una esterilla sobrevivirá un invierno crudo. Si se encuentra en la terraza o en el patio, póngala en un lugar a media sombra, y riéguela regularmente, sobre todo durante el crecimiento. Cuando está en una maceta, pero también si está en el suelo, necesita abono adicional y también potasa.

Preciosos tonos

La Fritillaria puede adquirirse en preciosos tonos, desde rojo suave o marrón anaranjado hasta púrpura oscuro. Fritillaria imperialis 'Rubra' es de color rojo, 'Lútea' de un tono amarillo y 'Premier' tiene un color anaranjado. Las flores de la fritilaria de cabeza de serpiente pueden ser blancas, púrpura o de un color intermedio. Hay por lo menos 125 formas silvestres, de las que diversas se cultivan. Los ejemplares especiales (como Fr. Michailovskyi, con sus campanillas rojas de ribetes amarillos) suelen ser plantas para aficionados, y son más difíciles, pero no imposibles, de conseguir. Resisten las heladas, pero la mejor manera de asegurarlas al máximo es haciendo uso de una protección invernal de plantas vivaces, por ejemplo. Sólo cuando el invierno sea muy crudo es necesario poner hojas o paja, y retirarlas luego a tiempo.

El encanto del Miscanthus ondulante


El precioso carrizo Miscanthus ofrece un ambiente especial a su jardín. Tiene elegantes hojas y espigas ondulantes. El complejo patrón de su fina hoja colgante forma un bonito fondo para las plantas vivaces florecientes. En el jardín otoñal el Miscanthus proporciona profundidad y relieve cuando las demás plantas se resecan y se marchitan.

Bonito durante las cuatro estaciones
El Miscanthus es una auténtica planta para las cuatro estaciones. Incluso en los meses de invierno las hojas decoloradas y secas poseen su valor ornamental. El juego de viento y lluvia da cada vez otra cara a la planta. Cubierta de una capa fina de nieve, convertirá su jardín en un cuento de hadas.

Apto para un jardín grande y pequeño
Aunque el Miscanthus suele verse en jardines más bien grandes, en un pequeño jardín urbano también es una verdadera atracción. Por otra parte, esta gramínea decorativa con su elegante follaje colgante queda muy bonita asimismo en un jardín oriental. Incluso plantada en una maceta amplia sugiere una adquisición para el balcón o la terraza.

En un lugar soleado
El origen del Miscanthus está en la China y el Japón. Es una de las más bonitas gramíneas decorativas y crece en las pendientes soleadas de regiones montañosas. Se trata de una planta vigorosa y poco exigente, que prosperará de maravilla en cualquier suelo de jardín bien permeable y no demasiado seco. Al plantarla Ud. puede añadir un poco de tierra de jardín abonada o compost. Elija un lugar a pleno sol, ya que a la sombra la planta no crecería hacia arriba con suficiente rapidez y tendría dificultades en desarrollar espigas florales. Con un tiempo caluroso hay que regarla adicionalmente, si bien esta gramínea tampoco puede estar en un lugar demasiado húmedo.

Una preciosidad en solitario
Cuando más bonito queda el Miscanthus es en solitario: queda una preciosidad a la orilla de un estanque o para bordear su terraza o césped. Además el Miscanthus se puede combinar perfectamente con otras gramíneas decorativas, como las diversas variedades de bambú y el Pennisetum compressum. Una de las últimas tendencias consiste en combinar estas gramíneas decorativas con guijarros blancos y muebles de jardín de acero inoxidable.

Grande y pequeño
Las variedades más antiguas y por tanto también más altas, como el carrizo gigante Miscanthus floridulus y el Miscanthus sinensis Gracillimus, en realidad sólo florecen en veranos excepcionalmente calurosos. Estas gramíneas decorativas se usan mucho para setos.
Muchas de las variedades nuevas precisamente caben muy bien en un jardín más bien pequeño, puesto que la mayoría de las veces no superan los dos metros, y tampoco se extienden mucho. El M. Sinensis 'November Sunset' es una preciosa planta de jardín que sigue bonita hasta muy entrado el invierno. Sus espigas de color marrón rojizo, que aparecen en septiembre, decoloran más tarde a un color plateado. Esta decorativa planta alcanzará una altura de aproximadamente 120 cm y por tanto se puede aplicar en casi cualquier jardín.

Cuidados
Antes de proceder a plantar un Miscanthus, piense muy bien dónde lo va a poner, ya que un eventual trasplante al cabo de algunos años resultará un trabajo muy latoso. Es que el Miscanthus tiene unas raíces muy largas, profundas y fibrosas. Elija siempre un lugar a pleno sol. En marzo, justo antes de que suban las briznas nuevas, hay que cortar los tallos marchitos hasta unos centímetros por encima de la mata. Así la hoja nueva no encontrará hojas viejas en su camino de crecimiento hacia arriba.
En general las variedades de Miscanthus aguantan bien las heladas. Si bien en el otoño la parte aérea de la planta se marchita, sería una pena cortar enseguida todo, ya que la hoja de color amarillo pajizo y las espigas de color blanco plateado son una preciosidad.

Dividir la mata

Cada cinco años la planta se extiende unos diez centímetros aproximadamente. Si Ud. considera que la mata se está volviendo demasiado grande, puede 'dividirla' al principio de la primavera. Pode las partes exteriores con una azada afilada (o si fuera necesario con un hacha). Si desea reproducir la planta, estas partes no pueden ser demasiado pequeñas. Hay que trasplantar el mayor número posible de raíces intactas. Coloque el cepellón directamente en su lugar de emplazamiento y procure que las partes trasplantadas no se sequen durante las primeras semanas.

 

 

Fuente: http://bakker-es.com

Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


juanrm

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-06 22:23:47 PM