Inicio | Documentos | Consejos sobre plantas | Cómo hibernan las plantas de balcón y terraza


Cómo hibernan las plantas de balcón y terraza

Cuando el verano ha pasado y el otoño adorna los árboles y arbustos con preciosos colores, es hora de pensar en el lugar donde sus plantas de terraza y de balcón van a pasar el invierno. La mayoría de las variedades es de origen tropical o subtropical y no se puede quedar al aire libre. Para algunas variedades una sola helada nocturna puede ser fatal. Y aunque sus plantas preferidas sean resistentes a las heladas, las preciosas macetas de terracota en que están plantadas por muy fuertes que aparenten serse romperán con facilidad si Ud. no las protege del frío. Afortunadamente estos problemas pueden evitarse con unos pocos cuida dos, siempre y cuando haga uso de nuestros consejos.

Antes de plantar

Si usted utiliza macetas de terracota o de cemento, cubra el interior con plástico de burbujas antes de llenarlas de tierra. ¡No olvide dejar libres los agujeros de desagüe y compruebe que el agua puede fluir bien!. La mayoría de las macetas disponen de agujeros de desagüe; de no ser así, debe hacerlos usted mismo con un taladro.

A continuación ya puede llenar la maceta. Se empieza poniendo debajo una capa de granos de guijarros o de greda, de manera que el agua sobrante no se quede en la tierra.

Otra solución aún más sencilla, es poner una maceta de plástico dentro de la de terracota. En ambos casos, la humedad permanecerá en la tierra y la maceta no se humedecerá, evitando así roturas.

¿Cómo plantar?

Llene la maceta con la tierra adecuada, según lo que vaya a plantar. Evite que la tierra quede excesivamente compacta. ¡No utilice tierra de jardín!.

Extienda las raíces de la planta e introduzcalas en el agujero hecho previamente. Rellene con suficiente tierra, compactandola alrededor de la planta. Ahora ya puede regar.

Controle primero si el agua sobrante puede escaparse bien. La mayoría de las macetas tiene agujeros en el fondo; cuando no los haya Ud. mismo debe hacer algunos. Colocar una delgada capa de piedras o granos de arcilla en el fondo y a continuación llenar la maceta ligeramente con tierra de buena calidad, nunca con arena o tierra del jardín. Después sólo falta plantar, apretar bien la tierra y regar. Sólo agua no es suficiente para sus plantas.

Al aire libre en el jardín, las plantas tienen suficiente oportunidad para absorber alimentos. Pero en una maceta las raíces sólo se pueden desarrollar limitadamente: después de unas 4 semanas, las sustancias alimenticias de la tierra que hay en la maceta se habrán gastado. ¡Hay que abonar con regularidad!

Se venden abonos excelentes: Phostrogen Plant Food es un abono que contiene todas las sustancias alimenticias necesarias. Granos de estiércol de vaca también son aptos, sobre todo para plantas arbustivas y rosales. Siga siempre las indicaciones referentes a la dosificación. Y por supuesto debe controlar regular-mente si la tierra no se seca demasiado. Sobre todo cuando hace calor hay que andar con cuidado. Regar con regularidad, excepto en invierno, es de suma importancia.

¿Cuándo hay que entrar a casa las plantas?

Está claro que esto no se hace enseguida después del verano, ni al principio del otoño.
¡Entrar sus plantas demasiado pronto hace más mal que bien! Pero entonces ¿cuándo se hace? La verdad es que no se puede dar una fecha concreta para hacerlo. Ojalá fuera así: entonces sería todo mucho más fácil. En el fondo se trata de dejar las plantas afuera el máximo tiempo posible. Cuando se espera una helada nocturna y si no tiene muchas plantas, ni tampoco jardineras o macetas de mucho peso, lo mejor es colocarlas temporal-mente en un cobertizo o garaje. ¡A no ser que posea un pequeño invernadero o un mirador!

Consejo: para mover macetas pesadas, utilice una carretilla que, para balcones, debe ser plegable.
Al día siguiente podrá volver a colocarlas al aire libre, pero tenga cuidado: ¡por la mañana temprano todavía puede helar! Si empieza a hacer frío de verdad, sus plantas agradecerán un lugar fijo donde esperar la primavera.
En caso de heladas, envuelva la maceta y la planta con plástico de burbujas o con una esterilla de caña.

El lugar idóneo

Afortunadamente la mayoría de las plantas no tiene muchas exigencias, siempre y cuando su 'vivienda temporal' cumpla algunas condiciones. En primer lugar debe estar libre de heladas, sin que haga demasiado calor: para la mayoría de las variedades 5-10° C es lo ideal.

Las plantas de hoja perenne, como margaritas arbustivas y cítricos deben estar a la luz del día: hay que colocarlas en la ventana o debajo de un tragaluz. Si ventila el lugar con aire fres-co de vez en cuando ¡no cuando hiela! evita enfermedades molestas como la micosis.

Las plantas que pierden sus hojas en invierno necesitan menos luz. Las fucsias hibernan de verdad si las pone en un sótano (casi) oscuro. Si su jardín no es demasiado húmedo, las fucsias también se pueden enterrar en un hoyo. ¡Procure cubrir bien las plantas con tierra!

Como acaba de leer, resulta todo más fácil que tal vez pensaba al principio. Seguramente ya tendrá el lugar idóneo en sus pensamientos. Como por ejemplo la buhardilla o el cobertizo, si es que se puede mantener libre de heladas. Los garajes son menos aptos, porque los gases de escape al arrancar su coche perjudicarían a sus 'huéspedes de invierno'.

Un mirador es otra posibilidad, aunque suele ser demasiado caluroso. Además la mayoría de las plantas en invierno tiene un aspecto poco favorable. Un pequeño invernadero es otro lugar idóneo: ¡para muchos aficionados a la jardinería constituye su mayor deseo!

Cuidados en invierno

Si debe entrar a casa muchas plantas de maceta y cubeta, hay que aprovechar todo el espacio disponible. Afortunadamente, algunas variedades se pueden podar drásticamente con antelación. Las margaritas arbustivas se dejan recortar con facilidad; la fuerte y fornida Datura tampoco pondrá objeciones a que le quiten las ramas más largas.

Este cambio brusco de exterior a interior hace que las plantas pierdan muchas hojas, lo cual no es preocupante, siempre y cuando recoja las hojas caídas con regularidad. Esta pulcritud protegerá sus plantas contra las enfermedades más temidas.

También debe procurar que las plantas no se sequen. Por falta de agua la planta se seca y al final se muere; demasiada agua, al contrario, hace que las plantas se pudran o broten mal en primavera. En otras palabras: hay que regar, ¡pero con poca agua! Es mejor no aplicar una nutrición para plantas (abono para plantas de interior o estiércol de vaca seco); las plantas no lo necesitan y si las abonara, empezarían a crecer antes de tiempo.

Si no dispone de espacio para macetas grandes, hay otra posibilidad: algunos viveros ofrecen un servicio de cuidados para plantas en invierno. Es como si sus plantas se fueran a vivir a un hotel por una temporada. En caso necesario allí las podarán o las trasplantarán, claro que por un módico precio.

Cuando los días se alarguen, sus 'huéspedes de invierno' resucitarán: aquí y allá aparece un brote verde y la margarita arbustiva ya tiene algún botón. Ahora puede empezar a dar un poquito más de agua.

Sacar las plantas al exterior en primavera. No se deje persuadir por el primer rayito de sol en primavera: ¡un día más tarde todavía puede helar! Sólo cuando ya no haya riesgo de heladas nocturnas -a partir de Semana Santa- puede sacar sus plantas afuera sin peligro.

Pero antes de colocarlas en su lugar hay que hacer algunas cosas. Cada planta debe ser examinada minuciosamente: las ramas o tallos muertos y marchitados se quitan, al igual que las hojitas secas y dañadas; los tallos que han crecido demasiado se cortan para volver a modelar las plantas. Entonces sólo le queda renovar la tierra. Casi todas las variedades necesitan tierra nueva y a veces también una maceta más grande. Sacar el cepellón entero de la maceta y quitar con cuidado la tierra suelta de entre las raíces.

De esta manera las raíces viejas y muertas se podrán cortar con facilidad. Después de este tratamiento queda un cepellón más pequeño. Si Ud. desea utilizar de nuevo la misma maceta, hay que limpiarla con un cepillo duro y a continuación enjuagarla con agua limpia. Colocar unas piedras en el fondo de la maceta y echar encima una delgada capa de tierra de buena calidad. Después meter la planta en la maceta y llenar los huecos vacíos con la misma tierra de antes. Por último hay que regar abundantemente.

Para trasplantar, proceda igual que para plantar.

Si su planta se hace más adulta (y por eso más grande), deberá elegir una maceta de una medida mayor: una planta más grande tiene más raíces. Es ahora cuando puede sacar las plantas afuera. Se aconseja hacer esto en un día nublado. Después de la larga época de invierno sus plantas se vuelven sensibles a la intensidad de la luz del sol: podría provocar incluso graves quemaduras. Ahora bien, el tiempo no se puede elegir. Si no se presenta un día nublado y lluvioso, puede colocar las plantas temporalmente en un lugar a la sombra. Así se aclimatarán con rapidez.

A partir de este momento las plantas empezarán a crecer rápidamente y necesitarán una nutrición adicional. ¡No se olvide de aplicar regularmente una nutrición para plantas!

 

Fuente: http://www.bakker-es.com

Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


juanrm

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-08 15:14:02 PM