Inicio | Documentos | Varios | Plantas amigas en invierno


Plantas amigas en invierno

Si queremos recolectar las plantas, es importante seguir algunos consejos:

  • Si tenemos oportunidad de cosecharías, hemos de evitar plantarlas cerca de focos de contaminación, como bordes de carretera, fábricas, vertederos o lugares donde se haya fumigado.
  • Recoja sólo las plantas que vaya a utilizar, porque sus efectos activos se pierden con rapidez.
  • Debemos hacer un corte en la planta con una cuchilla bien afiliada, así evitaremos dañarla.
  • Es importante no mezclar las plantas para evitar confusiones. Las plantas con insectos o estropeadas tienen que ser desechadas de inmediato.

Saúco

Como remedio tradicional para los resfriados y fiebre se toma una taza de infusión de saúco cada dos horas Es un bálsamo estupendo contra la gripe que tiene la virtud de favorecer la sudoración, facilita la expulsión de mucosidad, eliminando, al mismo tiempo, la inflamación de las vías respiratorias. Calma la tos, reduce la fiebre y despeja los bronquios.

Una mezcla para descongestionar el sistema respiratorio se hace, a partes iguales, con flor de saúco, gordolobo, pinabete, pulmonaria, raíz de regaliz y de malvavisco y liquen de Islandia. Se ponen 4 cucharadas del preparado en un litro de agua y se deja hervir 5 minutos. Se cuela, se endulza con miel y se toma caliente una taza cada 3 horas.

Eucalipto

Las olorosas hojas, flores y frutos del eucalipto, son el remedio más conocido y tradicional para calmar los efectos de los resfriados y las molestias pulmonares, administrado normalmente en forma de vahos. Es uno de los expectorantes y desinfectantes más poderosos que nos brinda la naturaleza.

Para el resfriado común se introducen 3 cucharadas de hojas en un recipiente con 2 litros de agua hirviendo y se deja que se impregne durante uno o dos minutos. Se coloca una toalla sobre la cabeza del enfermo, tapando el recipiente, y se inhala, respirando con normalidad.

Menta piperita

Una infusión caliente de menta piperita es ideal para aliviar los síntomas del resfriado. Se le puede añadir flores de saúco o milenrama para que actúe sobre las membranas mucosas, destapando la nariz y aliviando otros síntomas del resfriado. Las hojas de menta no deben utilizarse durante el embarazo.

Malvavisco

Es un gran expectorante natural. Las gárgaras con malvavisco eliminan la mucosidad en la garganta y el pecho. Simplemente se macera una cucharada de malvavisco en agua durante media hora. Se calienta luego sin que llegue a hervir y se deja reposar diez minutos, antes de hacer gargarismos.

Salvia

Su infusión se utiliza en gárgaras y lavados bucales para gargantas irritadas, laringitis, amigdalitis, úlceras bucales y encías inflamadas y doloridas.

Tusilago

Posee tallos escamosos y flores doradas. Es otra tisana contra la tos persistente que cuesta tanto eliminar. Limpia los bronquios y pulmones, y en dosis reducidas puede ser muy beneficiosa para ancianos y niños.

Se prepara mezclando a partes iguales tusilago y otras hierbas igualmente expectorantes como el pino albar, el culantrillo de pozo y el eucalipto, además del refuerzo digestivo del hinojo. Se combina una cuchara sopera de la mezcla por taza y se hierve 3 minutos. Se puede mejorar la mezcla con un poco de zumo de limón.

El ajo

Es una de los mejores antibióticos naturales y está siempre a mano en todo huerto y cocina campestre. Es muy práctico contra las infecciones bronquiales, gripe, trastornos urinarios y problemas de la piel. Actúa también sobre el sistema digestivo y es un buen regulador sanguíneo.

Un jarabe preparado con 6 u 8 dientes de ajo troceados, dejados a reposar unos días en un frasco con miel, es un excelente remedio para aliviar la bronquitis y las infecciones pulmonares.

Un remedio usado por las abuelas era machacar ajo y verter sobre él zumo caliente de limón. Endulzado con un poco de miel de romero se tomaba durante el día a pequeños sorbos, muy picantes pero también muy beneficiosos contra la amigdalitis.

Malva

Es muy recomendable para combatir el dolor de garganta. Esta hermosa planta que se encuentra en los márgenes de los caminos es ideal para tratar los resfriados, la gripe, las irritaciones de garganta y pecho. También puede utilizarse como apoyo de otros medicamentos contra el asma.

Se prepara una infusión mezclado cantidades iguales de flor de malva, tomillo, mirto y pétalos de amapola con semillas de hinojo. Hervir una cucharada sopera de la mezcla por litro de agua. Se puede endulzar con una pizca de miel e ingerir en caliente una taza después de las comidas principales.

Escaramujo

También llamado rosal silvestre o zarzarrosa, ofrece en esta época del año sus frutos, buena fuente de vitamina C. Una costumbre en los paseos por el campo en invierno es mordisquear su pulpa, dulce si está bien madura. Con ella se puede preparar una deliciosa mermelada. Se pelan y se lavan un kilo de escaramujos; se pelan 200 g de manzanas reinetas, mejor si son enteras. Se pone en una cazuela, con una rama de canela y una piel de limón, se cubre con agua y se deja hervir durante tres cuartos de hora. Después se pasa por un tamiz y se machaca la pasta. Por cada kilo de preparado resultante se añaden 750 gramos de azúcar y se vuelve a cocer hasta que espese.
La infusión de escaramujo es beneficiosa contra los resfriados, aunque resulta también astringente, por lo que se utiliza como eficaz antidiarreico.

Limón

El reumatismo, que se agrava con la humedad y el frío, se alivia si se toma regularmente zumo de limón durante el invierno. Si se bebe sin diluir en agua se usará una pajita, y se enjuagará la boca inmediatamente después, pues el zumo de limón puede dañar el esmalte dental. El zumo de limón forma parte de muchas de las recetas más eficaces para las dolencias típicas del invierno.

Algunas maneras de utilizar las plantas

  • Vahos
    Para hacerlos se hierve un litro de agua y se deposita en un cazo. Se añaden 500 ml de infusión. Se cubre la cabeza y el recipiente con una toalla y se inhala, respirando con normalidad hasta que se enfríe. Hay que tener cuidado para evitar quemaduras.
  • Infusión
    Se preparan con las partes blandas (hojas y flores) de las plantas. Se vierte agua hirviendo sobre una cucharada de trocitos de planta y se deja reposar entre 5 y 10 minutos. La miel es muy conveniente para endulzarla.
  • Decocción
    Las raíces, tallos y hojas recias precisan una cocción para que sus principios activos pasen al agua. Las plantas se añaden al agua fría, se calientan y se dejan hervir a fuego lento entre 2 y 10 minutos. La decocción se deja reposar tapada, como en las infusiones, se filtra y se endulza si es necesario. Añadiendo una pizca de sal a una decocción estándar se la puede utilizar para hacer gárgaras.
  • Tintura
    Se mezclan 200 grs. de planta seca o 400 grs. de planta fresca en 1 litro de líquido (compuesto por 3 partes devodkay2de agua). Se deja reposar dos semanas antes de filtrar y envasar. En caso de necesidad, se toma una o dos cucharaditas por día.

 

 



Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Publicidad

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-10 02:41:05 AM