Inicio | Enciclopedia | Todas las fichas | Abeto - Abies forrestii


Abeto

Nombre común: Abeto Abeto
Ampliar
Nombre botánico: Abies forrestii
Tipo: Conífera
Exposición: Pleno sol
Hoja: Perenne
Humedad: Suelo bien drenado
Resistencia: Resistente al exterior en verano en zonas cálidas pero necesita invernadero para evitar las heladas
Dimensiones: 10m. Altura x 0m.Ancho

Descripción

Los abetos son un amplio género de árboles de porte cónico y gran desarrollo, de los que existen hoy numerosas variedades cultivadas, en formas y tonalidades foliares muy diversas, adaptables a casi cualquier tipo de jardín.

El Abies forrestii procede de China y no es un árbol de gran desarrollo (hasta 10 m.) Posee brotes de color rojizo muy llamativos y aciculas de profundo color verde brillante por la parte superior y blancas por la inferior. Sus conos, grandes y oscuros, son muy decorativos.

Los verdaderos abetos se distinguen de los falsos ?Picea sp.? por un rasgo bastante sobresaliente: su generosa producción de resina olorosa. Todas las partes de los abetos, incluyendo ramas, hojas, conos ?vástagos reproductivos?, tronco, etc., exudan resma en buenas cantidades, por lo que es difícil manejarlos o siquiera acercarse a estos árboles sin quedar impregnado por ella.

Además, muchas especies silvestres tienen, gracias a esta resina, su olor característico. Al margen de la producción de resina, los verdaderos abetos se distinguen de los falsos ? del género Picea ? por la posición de los conos, que en los primeros es erguida mientras que en los segundos es pendular.
Precisamente, los conos son, junto con el tipo y el color del follaje, uno de los aditamentos llamativos de las coníferas, y en los abetos alcanza el máximo exponente. Algunos los tienen rojizos, pardos y hasta los hay verdes; quizá el más curioso de todos sea el abeto de Corea, que los tiene completamente azules.

- Porte:
Los abetos, que pertenecen a la familia de las Pináceas, son árboles de gran desarrollo ( 40 m. o más en ejemplares adultos ), de forma normalmente cónica y con hojas (acículas) planas y recias, que en muchas especies presentan dos bandas claras o plateadas por su cara inferior y que se insertan al tallo como si fueran una ventosa. Las especies silvestres, repartidas todas ellas por el hemisferio norte, son demasiado vigorosas como para crecer en un jardín de dimensiones corrientes, por lo que sólo deben plantarse en parques, fincas amplias o en manchas forestales.

Ahora bien, como sucede con una gran parte de las coníferas (grupo que engloba a cedros, pinos, tejos, cipreses y otras plantas de este estilo), se han obtenido variedades cultivadas de abeto que difieren de las especies progenitoras, por lo que, además de su marcado acento decorativo, muchas de ellas sí son aptas para vegetar en casi cualquier jardín, incluidos los de tipo rocalla.

- Hojas:
Las hojas, como hemos dicho, son del tipo acícula, pequeñas, planas y rígidas. Las mencionadas variedades cultivadas, utilizadas en exclusiva para jardinería, tienen, además de formas diversas, tonalidades de hojas realmente ornamentales que, en ocasiones, difieren bastante de los verdes de las especies silvestres.

Muy decorativas son también las yemas de crecimiento. Estas aparecen en las puntas de todas las ramas según avanza la estación cálida y se abren en primavera para dar paso a un nuevo tramo de la rama, que mantendrá un precioso color verde tierno durante varias semanas.

- Flores:
Al igual que el resto dc las coníferas, los abetos emiten un tipo muy primitivo de « flores », llamadas conos o estróbilos, en las que los óvulos aparecen desnudos y reciben directamente el polen transportado por el viento. En el caso concreto de los abetos, los conos se presentan separados por sexos sobre un mismo individuo, los masculinos en la parte inferior de las ramas y los femeninos, que después se convertirán en el cono fructífero, creciendo erectos sobre aquellas. En ambos casos tienen una coloración llamativa.

Cuidados

Los abetos de mayor desarrollo requieren localizaciones frescas, e incluso frías, donde exista una pluviometría elevada.

Con independencia de su tamaño, a estos árboles les conviene vivir a cierta altura sobre el nivel del mar, de forma preferente por encima de los 700 m. y hasta casi los 2.000, siendo por ello ideales para zonas de montaña donde las inclemencias del tiempo atmosférico les serán muy beneficiosas.


La excepción la constituyen el pinsapo y el abeto griego, pues ambos se encuentran adaptados a la vida en terrenos calcáreos donde el agua se escurre con facilidad.

Cultivo

Los abetos prefieren terrenos profundos y frescos, con abundante materia orgánica en descomposición, la cual, en la naturaleza abierta, procederá en gran parte de la cantidad de acículas que ellos mismos desprenden. La mayoría de las especies agradecen tener una humedad constante en el terreno.

- Consejos:
Las variedades de jardinería admiten cualquier situación siempre que tengan suficiente humedad en el terreno y no pasen demasiado calor en el verano. Entre estas encontramos árboles enanos de crecimiento muy compacto que admiten ser plantados en pequeños jardines, ya sea formando parte de una rocalla o vistiendo de modo permanente cualquier bancal, arriate, borde o aterrazamiento.



Tags:

Comentarios


¿Te gusta cocinar?

alfogon.com

Ven al Club de Cocina

Autor


jaimerubio

Origen


Sin especificar

Floración

Hemisferio Norte
Ene Feb Mar
Abr May Jun
Jul Ago Sep
Oct Nov Dic
Cambiar hemisferio

Usos

  • De follaje aromático 
  •  

Color

  •  Verde 
  •  

Glosario

  • Grupo
  • Familia
  • Género
  • Estilo
  • Polen
  • Tallo
  •  

Foros

  •  

Enlaces Web

  •  
Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS

Vista Cache. Expira el 2016-12-03 16:40:35 PM