Publicidad

Inicio | Plantas de Jardín | Rosales


ROSALES

Los rosales son arbustos espinosos de extraordinaria popularidad cuyas flores, las rosas, han cautivado a pueblos y culturas desde el principio de la historía. En la actualidad existen millares de variedades cultivadas adaptables a todo tipo de jardines. Viven en la franja templada del Hemisferio Norte desde hace al menos 35 millones de años, que es la edad de los fósiles más antiguos de estas plantas conocidos por el hombre.

La importancia de estas especies resulta fundamental para comprender toda la compleja genealogía derivada de siglos y siglos de hibridaciones, que han conducido a la inmensa variedad de rosales hoy cultivados. No exageramos en absoluto si afirmamos que los rosales son las plantas ornamentales con más dilatada historia de cuantas se tiene conocimiento en nuestro tiempo.

Estos mismos arbustos se plantan en parques y jardines modemos junto a las variedades derivadas de infinidad de hibridaciones producidas a lo largo de siglos de cultivo.

Así, en la actualidad, nos encontramos con distintas formas de vegetación y multitud de tipos florales, los cuales se han agrupado de manera sencilla en el apartado dedicado a Especies y variedades. Todo es posible en el mundo de la rosa, desde la básica estructura de cinco pétalos de la flor del rosal campestre, hasta el complicado diseño de los híbridos de té o de las rosas inglesas.

Casi todas las variedades de rosa se injertan sobre pies de rosales próximos a especies silvestres. Eso significa que una rosa de calidad es el resultado de la unión de dos plantas, por lo que, salvo en contados casos de formas poco sofisticadas, su multiplicación se realiza a través de injertos, técnica un tanto complicada para la mayoría de los aficionados. Hasta hace un par de siglos los rosales florecían una vez al año, en primavera o verano, mientras que hoy existen variedades cultivadas que repiten floración al final del estío -remontantes- o bien han alargado ese período de manera considerable.

Al margen de su forma de vegetar -matas, en copa, trepadores, etc.- los rosales se identifican por el tipo de flor -sencilla, semillena o doble, llena. de té, etc.-, su disposición sobre la rama -solitaria o en ramilletes-, el tamaño y diseño -abierta o cerrada, con uno o varios centros. etc.- y por el aroma.

Utilización de los rosales

Dada la amplia gama de formas que adoptan los rosales, su utilización en jardinería es tan vasta como versátil. Los tipos silvestres y los de mata se incluyen a menudo en composiciones de toda índole. Son excelentes para grupos arbustivos, bordes mixtos o como setos de carácter natural.

También son de gran efecto si se plantan aislados o en grandes manchas en medio un césped o pradera. Los trepadores sirven para adornar fachadas, porches, estructuras del tipo de pérgolas o arcos de hierro. En muros bajos, mejor si son de piedra vista, hacen un hermoso efecto descansando sobre la parte superior.

Los rosales de pie alto y pie bajo realzan entradas o bordes de caminos, al igual que sirven para realizar amates de elegante carácter. Las asociaciones de rosales o rosaledas resultan siempre muy ornamentales y son fuente inagotable de color y aroma. Pueden adoptar formas regulares, simétricas o, por el contrario, ser construidas según criterios menos estrictos. En ellas se conjugan, para mayor lucimiento, rosales de pie, matas, trepadores y otros.

Plantación

En los macizos los rosales deberán situarse a una distancia entre ellos de 30 a 50 cms. para ofrecer un aspecto masivo. Trepadores: Las variedades de flores grandes son muy estimadas para decorar muros o paredes Los de pie alto deben separarse como mínimo &,s metros.

Los trepadores para cubrir un muro de unos dos metros de altura, deberán separarse unos dos a tres metros aproximadamente. Los rosales se suministran normalmente a raíz desnuda. Recortar sus extremidades e introducen el hoyo preparado, de forma que el injerto quede ligeramente por debajo del nivel del suelo.. Rellenar con tierra suelta, aprisionarla bien y  regar. A partir del mes de marzo conviene podar las ramas alrededor de cinco centímetros.

Cuidados

Regar regularmente, sobre todo el primer año,  cuando la vegetación se ha iniciado, conviene aportar a la planta algún fertilizante apropiado en dosis que en el mismo se indique. Los rosales precisan posiciones soleadas y defendidas de vientos fríos y fuertes para prosperar.

El suelo ha de ser rico en nutrientes, poroso y, con preferencia, calcáreo, debiendo abonarse cada año con compuestos minerales o de procedencia orgánica.

En lo relativo a plagas, enfermedades y operaciones básicas de poda, remitimos al lector a los monográficos correspondientes. En el otoño recortar las grandes ramas de los rosales arbustivos hasta unos 40 o 50 cms. para evitar el balanceo con el viento. Cada primavera podar corto (5 o 10 cms.), salvo las variedades más vigorosas que serán podadas más (10 a 20 cms.)

Poda

Rosales arbustivos  
Antes Después  
Rosales remontantes  
Antes Después  
Rosales no remontantes
Antes Después Poda de las ramas

Tratamientos

Los pulgones serán tratados con productos específicos desde su aparición. Contra las manchas negras que provocan la caída de las hojas, tratar tres veces con un producto a base de cobre: al principio de la vegetación, antes y después de la primera floración.

Especies y variedades

Rosales silvestres :

Son matorrales abiertos y muy vigorosos que es preferible dejar en crecimiento libre. Emiten, hacia el mes de junio, flores sencillas formadas por cinco pétalos y adornadas en su centro con una vistosa corona de estambres -partes masculinas- de tono dorado. La especie de mayor difusión es R. canina.

Rosales de mata :

Rosal arbustivoEste grupo engloba a los rosales que crecen como matorrales más menos desarrollados y que producen floraciones en ramilletes. Se pueden diferenciar tres grupos:

  • Polyantha: arbuste bajos de flores pequeñas y sencillas.
  • Floribunda: de porte más alto que los anteriores y con flores de mayor tamaño, sencillas o dobles.
  • Floribunda Grandiflora: matas que producen ramilletes de flores de gran talla. Todos ellos florecen con generosidad. Dado la abundancia de rosas que estas variedades producen, convienen colocarlos en grandes macizos sin mezclar variedades. Esta será elegida en función de su colorido y vigor. Muy útiles para macizos situados junto a la vivienda, haciendo contrastar su color con el de la variedad elegida.

 

 Rosales de pie:

rosal de pie altoSe injertan sobre vástagos verticales a 40-60 cm. del suelo -bajos- o un metro y 20 cm. -altos- adoptando perfil como de copa de vino o de cava. En este la unión del patrón con el injerto queda expuesta al aire, por lo que es muy vulnerable. Dado su porte que alcanza una altura de hasta un metro, conviene colocarlas en lugar destacado junto a variedades de pie corto del mismo color, o muy complementario para favorecer el contraste. Pueden también colocarse acompañados de una conífera horizontal.

 

 

 

Rosales trepadores :

Rosal trepadorSon arbustos de tallos sarmentosos muy alargados. Son llamados trepadores porque necesitan ser atados a soportes para poder sostenerse. Son los rosales de mayor tamaño, por lo general presentan solitario en el extremo de los tallos. Tienen máximo punto de floración en el verano, continuando después, si el tiempo se hace cálido, emitiendo flores aunque en menor número. Es por excelencia el adecuado para colocar aislado sobre un macizo con césped, dado su porte y lo espectacular de su floración. soleadas ya que están en floración durante casi toda la buena estación. Las variedades de flor mediana se utiliza en pérgolas o arcadas.

Miniaturas :

Suelen utilizarse en rocallas, bordes de macizos, o en macetones.

Marcadores

Paypal Valid XHTML 1.0 Transitional   Validate CSS Valid RSS